La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en una reciente comparecencia en el Pacto de Toledo
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en una reciente comparecencia en el Pacto de Toledo - EFE

Las propuestas de los partidos sobre las pensiones

Separación de fuentes de financiación e impuestos a la banca, entre otras sugerencias

MadridActualizado:

El miércoles se celebrará en el Congreso un debate monográfico sobre el actual estado del sistema a iniciativa de Mariano Rajoy en el que todos los grupos deberán retratarse y defender sus propuestas para sostener las pensiones, aquejadas de un déficit de 18.800 millones de euros.

PP desea continuar con la separación de fuentes

Propone continuar con la separación de las fuentes de financiación. Por ejemplo, convertir en bonificaciones, con cargo a Presupuestos, las reducciones de cotización que hoy merman los ingresos del sistema; o pagar con impuestos los permisos de paternidad y maternidad. También ha puesto sobre la mesa que viudedad y orfandad se paguen con impuestos (el Presupuesto ya abona el 40%) y liberar al sistema de 1.800 millones de gestión administrativa. A iniciativa del PP, el Pacto de Toledo debate ofrecer a las personas con largas carreras de cotización que puedan calcular su pensión con toda la vida laboral, en lugar de con los últimos 25 años, y está abierto a negociar fórmulas para subir más las pensiones, pero no ceñidas solo al IPC.

PSOE propone impuestos a la banca

Revalorizar la pensiones con el IPC y dejar sin efecto el Factor de Sostenibilidad que entrará en vigor en 2019 son dos de sus peticiones. La formación que lidera Pedro Sánchez propone también crear un doble impuesto a la banca con el que se recaudarían entre 1.600 y 2.000 millones. En caso de instaurarse una tasa de este tipo parece bastante probable que las entidades la acabarían revirtiendo sobre los ahorradores. Para también mejorar los ingresos, el «destope» gradual de las bases máximas de cotización de forma que las rentas más altas paguen más impuestos y, para los autónomos, es partidario de establecer la cotización que pagan a la Seguridad Social en función de sus ingresos, lo que supondría que el 75% de ellos tuvieran que pagar más.

Cs: menos precariedad laboral

El partido presidido por Albert Rivera reclama también que los pensionistas dejen de perder capacidad de compra, lo que significa recuperar el IPC para la revalorización anual de las nóminas de los jubilados. Pero Ciudadanos es partidario de tomar medidas de calado que garanticen la sostenibilidad futura de las pensiones. Así, para asegurar más ingresos para el sistema público es partidario de poner el freno a la precariedad en el mercado laboral y también aboga por fórmulas que fomenten la natalidad.

Podemos, permitir la jubilación a los 61 años

Esta formación propone una reforma del sistema de pensiones que incluya un aumento de la cuantía de las más bajas y fije como edad legal de jubilación los 65 años, pero que permita que aquellas personas que alcancen los 35 años cotizados puedan jubilarse a partir de los 61. Defiende que la financiación de la Seguridad Social se cargue al Presupuesto cuando las cotizaciones sociales no alcancen. Rechaza las tarifas planas, bonificaciones y reducciones de cuotas a la Seguridad Social y reclama más lucha contra el fraude.

PDECat, indexación flexible

PDECat también es partidario de que las pensiones se actualicen con la inflación aunque, a diferencia de PSOE y Podemos, propone una indexación más flexible: en momentos de bonanza económica todas las prestaciones subirían lo mismo que el IPC, pero en momentos de crisis la actualización solo se aplicaría para las pensiones más bajas. Este partido independentista asegura que el límite podría ser 1.000 euros y que a los pensionistas que cobrasen más de esa cifra «se les debería poder reclamar un esfuerzo de contención».