Vías en Hospitalet y Bellvitge
Vías en Hospitalet y Bellvitge - INÉS BAUCELLS
TRIBUNA

Prioridades ferroviarias en España

«Estamos hablando de las infraestructuras con mayor proximidad al ciudadano y a su bienestar diario»

Actualizado:

Nuestro informe de análisis de infraestructuras prioritarias en España identifica 101 actuaciones ferroviarias ya planificadas de 53.000 millones de euros de inversión que se reparten entre 1.667 kilómetros de nueva infraestructura. Estas necesidades de inversión se dividen en cinco tipologías distintas: 18 actuaciones en ferrocarril convencional (18.368 millones de euros), 29 actuaciones en Cercanías (15.765 millones), 37 actuaciones de metro (14.900 millones), nueve actuaciones de alta velocidad (3.631 millones), y nueve actuaciones de ferrocarril logístico de accesibilidad portuaria (700 millones).

Por ámbito competencial, el 51,5% de las inversiones identificadas (27.500 millones) son de ámbito autonómico (distribuidas entre 8 comunidades), y el 48,5% restante (26.000 millones), del Estado. En relación a su estado de planificación, el 49% de las inversiones se encuentran en proceso avanzado, al disponer un 22% de ellas de proyecto de construcción aprobado, y el restante 27% de estudio informativo y declaración ambiental también aprobados.

La rentabilidad socioeconómica de estos proyectos es muy elevada, como así lo certifican unos ratios medios de beneficio sobre coste de hasta 8,5 veces en las inversiones en ferrocarril logístico de accesibilidad portuaria, que generan de media un beneficio social de 69 millones frente a 8 millones de coste económico por cada kilómetro de infraestructura construido.

Si analizamos la tipología de Cercanías ferroviarias, que representa la mayor demanda de viajeros por ferrocarril en España con 408 millones de usuarios en 2016, cabe indicar que ha acumulado una significativa reducción de la misma de casi el 15% (191.000 viajeros diarios menos) entre 2006 y 2016, constituyendo sin duda una de las mayores prioridades inversoras al ser utilizadas diariamente por más de un millón de ciudadanos. Destacan en este ámbito varias actuaciones de cercanías en Madrid, como el eje transversal este-suroeste, la cuadruplicación de vía entre San Cristóbal-Pinto y la prolongación de la línea entre Parla y Torrejón de Velasco, que suponen casi 1.700 millones de inversión con un elevadísimo retorno social en ahorro de tiempo para sus usuarios cuantificable entre cinco y siete veces su coste económico.

Por su magnitud inversora, destaca igualmente la línea de Cercanías orbital de Barcelona entre Vilanova y la Geltrú-Mataró, de 120 kilómetros de longitud y 4.000 millones de inversión. Para terminar, y en relación con las actuaciones de metro identificadas, destaca muy especialmente que estas sostienen el mayor ahorro de tiempo medio inducido para sus usuarios por cada kilómetro de infraestructura construido, que se materializa en un total de 236 horas.

Sin lugar a dudas, los ejemplos anteriores y otros tantos constituyen uno de los mayores desafíos inversores que debemos afrontar en España en el corto plazo. Estamos hablando de las infraestructuras con mayor proximidad al ciudadano y a su bienestar social diario. Mejorar nuestra accesibilidad y movilidad urbana a través del transporte público constituye de igual forma un modelo de gestión más sostenible, equilibrado y solidario.

Revertir esta situación requiere necesariamente nuevas inversiones y fomentar la financiación privada de infraestructuras públicas, en línea a lo anticipado por el Plan Extraordinario de Inversión en Carreteras. Porque, superada la barrera inversora del cumplimiento del déficit público aparecerán otras prioridades, como la reducción de nuestra deuda pública y el sostenimiento de nuestras prestaciones públicas de protección social, salud y educación. Y todo ello seguirá condicionando el futuro nuestra inversión pública.