Economía

Las preguntas que un reclutador puede hacerle a tu antiguo jefe antes de contratarte

Cada vez más empresas solicitan cartas de recomendación y por ello es importante contar con referencias positivas

Es importante actualizar las referencias y que se correspondan con trabajos recientes
Es importante actualizar las referencias y que se correspondan con trabajos recientes - FOTOLIA
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

Contar con referencias de antiguos jefes puede suponer una ventaja para ser elegido en un proceso de selección laboral. Esto se debe a que es la única manera fiable de verificar la experiencia, aptitudes y logros presentes en el currículum vitae. Cada vez más empresas solicitan cartas de recomendación y por ello es importante contar con antiguos jefes que puedan ofrecer referencias positivas sobre nosotros.

En esta línea, la Comunidad Laboral Trabajando.com-Universia ha querido recoger algunas claves para incluir de forma correcta estas referencias en el currículum. Hay que tener en cuenta que es necesario incluir el nombre completo de nuestro antiguo empleador, su información de contacto como el teléfono y correo electrónico y explicar el tipo de relación laboral que se mantuvo con esa persona. Ya sea un exjefe, encargado de recursos humanos, supervisor o socio de la organización, lo ideal es que pertenezcan a trabajos recientes. En caso de no actualizar las referencias, el candidato corre el riesgo de transmitir que ha sido incapaz de generar lazos laborales fuertes en su actual trayectoria laboral.

Antes de plasmar esos datos en el currículo o de ofrecerlos en la entrevista personal, se recomienda que los candidatos consulten primero a esas personas que serán su referencia. De hecho, un problema habitual al que se enfrentan los seleccionadores es precisamente que las personas a las que acuden no siempre saben resaltar lasfacetas positivas del entrevistado.

En caso de que el candidato esté en busca de su primer empleo y no cuente con referencias, puede señalar a personas relacionadas con algún campo que entrañe responsabilidad: el coordinador de un voluntariado en el que haya participado, un profesor de la universidad o el entrenador del deporte que practique. Aunque no estén relacionados con una experiencia laboral como tal, se puede evidenciar aptitudes relevantes como la perseverancia, proactividad y compromiso.

«Tener buenas referencias laborales es fundamental tanto para el candidato como para quién realiza el proceso de selección, ya que para el primero es una forma de validar sus competencias de forma objetiva y para el segundo es una fuente de información para escoger al mejor candidato», señala Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España y HR-Consulting.

No obstante, los expertos en selección aseguran que mientras no se soliciten las referencias, los candidatos no están obligados ni a ofrecerlas ni a mostrarlas. En caso de que sí se nos pidan, las preguntas más comunes que las empresas hacen a nuestros exjefes son las siguientes:

-¿Conoce al candidato?

-¿Cuánto tiempo trabajaron juntos?

-¿Trabajaban juntos a diario, o de vez en cuando?

-Describa las responsabilidades diarias del candidato.

-¿Qué considera que necesita el candidato para realmente continuar su carrera profesional y su crecimiento profesional?

-¿Por qué se marchó de la empresa el candidato?

-¿Podría haberse quedado si hubiera querido?

-Si el candidato sigue trabajando en el mismo lugar que la referencia, la pregunta se convierte en, ¿por qué está el candidato pensando en un cambio de trabajo?

-Si estuviera contratando personal, ¿contrataría al candidato? Si la respuesta es afirmativa, la segunda parte suele ser para qué puesto.

Toda la actualidad en portada

comentarios