REUTERS

¿Para qué piden un crédito los españoles?

Un estudio de Cofidis refleja que los jóvenes y las personas con una renta alta son más proclives a solicitar este tipo de financiación

MadridActualizado:

El crédito se mantiene como el principal método para recurrir a financiación externa. Pese al auge de alternativas virtuales como el crowdfunding o los micropréstamos online, financiar un proyecto de futuro mediante un aval todavía es una fórmula utilizada por gran parte de los españoles. Según Cofidis, concretamente por uno de cada tres.

Más allá del ámbito de la pequeña y mediana empresa, el crédito es una opción que se ha reactivado en los últimos años para la población. Según los datos del IV Barómetro de la Ilusión, elaborado por Cofidis y la firma de investigación GFK a partir de 2.194 entrevistas, la mayoría de estos recursos son invertidos en adquirir una nueva vivienda. El estudio revela que la compra de una vivienda es la primera opción de los solicitantes de un crédito (71%), mientras que en segunda posición se establece la adquisición de una segunda residencia (40%).

La compra de un coche aparece como el tercer destino del préstamo (36%). Tras él, el crédito se suele utilizar para reformar la vivienda (12%) y adquirir electrodomésticos y aparatos electrónicos (8%). Carolina de la Calzada, Directora de Marketing, marca y Desarrollo de Cofidis, afirma que el «objetivo del estudio es reflejar los proyectos que tienen los españoles y la confianza que tienen en el futuro».

Las ilusiones de los españoles, eso sí, son heterogéneas. En función de rasgos como la edad, el sexo o la situación económica se destina el crédito a un bien o a otro. Así, por ejemplo, los jóvenes son uno de los sectores más activos en este ámbito. Según De la Calzada, esto se debe a que «normalmente se encuentran construyendo un proyecto a largo plazo: comprando una nueva vivienda, un nuevo coche o simplemente redecorando la casa». Cuatro de cada diez personas que solicitan un crédito tiene menos de 34 años, según el informe.

Cuestión de gustos... y renta

También existen diferencias entre hombres y mujeres. Ellos destinan de forma más habitual un préstamo a comprar complementos electrónicos (8%-3%), mientras ellas utilizan en mayor medida el crédito para adquirir complementos de moda, aunque lo hacen de forma muy esporádica. Por lo general, las mujeres suelen ser más prudentes a la hora de solicitar un préstamo para financiar sus proyectos personales (32% de mujeres lo hacen por el 34% de los hombres).

En cuanto al nivel económico, Carolina de la Calzada, señala que, lógicamente, «las personas que cuentan con un nivel de renta más alto recurren de forma más habitual al préstamo y cuentan con más proyectos a largo plazo». El barómetro de Cofidis refleja que un 40% de los españoles que piden un préstamo tienen un trabajo estable, mientras que solo un 29% de los solicitantes están en paro. Los pensionistas son todavía menos proclives a este tipo de financiación y representan el 21% de los demandantes de préstamos.

Aún con todo, Cofidis destaca que la percepción económica de los españoles ha mejorado durante 2015. Para la directora de marketing de la entidad, muchas expectativas se han visto impulsadas por el «auge del consumo y el crecimiento de sectores como el inmobiliario o el financiero». La preocupación por el desempleo ha descendido ligeramente, mientras que las ilusiones han pasado a ser de primera necesidad a estar más «centradas en bienes materiales».