Una investigadora de la empresa Oryzon
Una investigadora de la empresa Oryzon - EFE

Oryzon se dispara un 12,85% en Bolsa tras anunciar su cambio de sede de Barcelona a Madrid

La biotecnológica avanzó ayer que su consejo de administración había determinado trasladar «su sede social de la Calle Sant Ferran 74, en Cornellà de Llobregat (Barcelona) a la Carrera de San Jerónimo 15 en Madrid»

MADRIDActualizado:

Oryzon, que cotiza en el Mercado Continuo, cerró la sesión bursátil con una subida del 12,85%, después de que anunciara ayer, martes, que trasladará su domicilio social de Barcelona a Madrid. De esta manera, las acciones de Oryzon se revalorizaban hasta los 2,02 euros.

Oryzon Genomics avanzó ayer por la noche en un escueto comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pasadas las 21.00 horas, que su consejo de administración había determinado trasladar «su sede social de la Calle Sant Ferran 74, en Cornellà de Llobregat (Barcelona) a la Carrera de San Jerónimo 15 en Madrid».

La compañía, hasta ahora una de las firmas líderes en Cataluña en biotecnología, argumentó que este cambio obedece a la intención de «optimizar sus operaciones y la relación con sus inversores», aunque su decisión coincide en el tiempo con la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.

Fundada en el año 2000 por Tamara Maes y Carlos Buesa es una compañía puntera de biofarmacéutica en fase clínica y líder europeo en el desarrollo de terapias basadas en epigenética (sistema de regulación que controla la expresión de los genes sin afectar su composición). Cuenta con una capitalización bursátil de 63,8 millones de euros y cotiza en el mercado continuo.

Lo cierto es que Oryzon estaba sufriendo un fuerte castigo en Bolsa durante los últimos meses. A la situación de incertidumbre por el futuro de Cataluña, que en los últimos días ha castigado la cotización de entidades financieras como Caixabank y Sabadell, se sumó el anuncio el pasado mes de julio la decisión de Roche de no continuar con el desarrollo clínico de ORY-1001, un inhibidor selectivo que estaba investigando para el tratamiento de los cánceres hematológicos y determinados tumores. En los últimos tres meses su valor bursátil se ha desplomado más de un 25% hasta los 1,79 euros.