El nuevo estirón del gigante nacional de la distribución

Grupo Miquel cambia su nombre por GM Food Ibérica y refuerza su apuesta por el canal horeca y la internacionalización

MADRIDActualizado:

A pesar de estar muy cerca de entrar en el venerable club de las empresas centenarias, sigue dando el estirón. Y redoblando su ambición. A mediados del mes de marzo, Grupo Miquel Alimentació anunciaba un cambio de denominación por el que pasaba a convertirse en GM Food Ibérica. Una nueva identidad que persigue el objetivo de reforzar su apuesta por la internacionalización. La decisión marca un simbólico hito en la historia de una compañía que nació en 1925 como un pequeño negocio familiar de distribución de frutas y verduras y hoy es un gigante que facturó 1.100 millones en 2017, da empleo a más de 2.400 personas y es líder en España en el sector del «cash and carry», las tiendas de alimentación que abastecen a hoteles y restaurantes, pero que también ha sabido apostar por la diversificación como estrategia de negocio.

El gran punto de inflexión llegó hace tres años, cuando fue adquirida por la multinacional china Brightfood, un transatlántico empresarial que factura 18.000 millones y suma más de 100.000 puntos de venta en todo el mundo.El pulmón financiero de su nuevo dueño ha permitido al antiguo Grupo Miquel acelerar sus planes de expansión y reforzar su posicionamiento en el canal horeca, que suma el 61% de su facturación (54% el área de «cash and carry», representada por la enseña GMcash, y 7% el de Food Service, centrado en la restauración organizada).

La compañía facturó 1.100 millones en 2017 y da empleo a más de 2.400 personas

La previsión es que este mercado supondrá en 2020 el 80% de la facturación total. Para avanzar hacia esa cifra,la compañía acaba de poner de largo su sexta plataforma logística en España. Un complejo de 21.000 metros cuadrados en el Polígono Casablanca de Torrejón de Ardoz «que es una pieza fundamental para nuestro objetivo de cubrir todo el territorio español en el 2025, cuando la empresa celebrará sus 100 años de historia. Es un puntal para que en próximos años crezcamos hacia zonas del Norte de España, como Galicia, Asturias y Cantabria, además de reforzar la presencia en Castilla La Mancha, Castilla y León, Madrid y Andalucía», explica Pere Laymon Pubill, consejero delegado de la compañía.

Una estrategia de crecimiento basada en nuevas aperturas de centros (ya hay 68 GMcash en 12 comunidades), «adquisiciones y despliegue del modelo 'celivery' para el horeca no organizado», explica Laymon. Y que también se cimenta en un surtido de más de 20.000 referencias, incluyendo 2.800 de marca propia. «Ofrecemos a nuestros clientes una gama de productos y soluciones difícil de igualar. Esta masa crítica nos permite acceder al mercado de una manera eficiente», asegura el CEO de GMFood Ibérica. Más allá de la cantidad, Laymon considera que la cualidad de la flexibilidad para adaptarse a los requerimientos de cada cliente es clave para seguir creciendo en un sector complejo y «compuesto por canales muy heterogéneos, que demandan soluciones muy específicas y diferenciadas. Hemos creado una estructura de negocios enfocada a dar solución a las necesidades tanto del hostelero independiente como de las cadenas de restauración, conscientes de que las diferencias existentes entre estos canales en cuanto a las principales variables (surtido, requerimientos de servicio y logística, negociación, necesidades de información…) requieren un acercamiento muy especializado y diferenciado», explica.

El otro gran nicho de negocio de GM Food, el retail, supone el 37% de la facturación. La compañía cuenta con una amplia red de 600 supermercados franquiciados en 14 comunidades bajo la enseñas SUMA, Proxim y SPAR (esta solo opera en Cataluña).El año pasado se abrieron 65 nuevos establecimientos y el ritmo se ha acelerado en este curso, con la previsión de cien nuevas inauguraciones. «La clave es analizar el entorno y detectar las carencias de los competidores para convertirlas en las fortalezas de nuestros clientes. Nuestra gran diferencia es la relación con nuestros franquiciados. En el momento de configurar el supermercado, a parte de los estudios de mercado habituales, es un punto muy importante la experiencia y conocimiento del franquiciador», explica Laymon, sobre los ejes de un modelo que ha encontrado grandes focos de crecimento en regiones como Andalucía, Canarias y Castilla y León.

El CEO de GM Food Ibérica, Pere Laymon
El CEO de GM Food Ibérica, Pere Laymon

Otra de las líneas de negocio de la firma, muy ligada a su actividad original, es la mayorista, que atiende a más de 2.000 clientes de toda España. Pero la gran apuesta de futuro a largo plazo está más allá de nuestras fronteras. La firma ya exporta a más de 40 países, con Europa como principal destino, aunque mercados como África Occidental y los caribeños (Cuba y República Dominicana) ganan peso. Pero el foco está puesto en el mercado asiático. La compañía abrió el año pasado una sociedad en Shangài y ha centrado su desembarco en China en cuatro categorías: aceite de oliva, vinos, naranjas y comida de mascotas. «Hay más familias de productos que pueden ser relevantes para los consumidores chinos, pero o no tenemos una ventaja competitiva, o bien no hemos encontrado un partner adecuado para su desarrollo», explica Laymon. Y es que el viaje no siempre es fácil: «En el caso de la comida de mascotas hemos desarrollado un proyecto ambicioso de exportación con un partner chino, pero hasta el momento tenemos que llevarlo a cabo con un fabricante Belga, dado que España, a pesar del empuje e interés de las autoridades españolas, aún no ha sido capaz de conseguir los permisos necesarios para poder exportar este tipo de productos a China».