Avión de Ryanair
Avión de Ryanair - REUTERS

La nueva política de equipajes de Ryanair entrará en vigor el próximo 15 de enero

La aerolína cobrará un extra de cinco euros a aquellos pasajeros que quieran volar con una maleta pequeña - de hasta diez kilos- en la cabina

MADRIDActualizado:

La nueva política de equipajes de Ryanair con la que se permitirá subir dos bultos a bordo solamente a los pasajeros que hayan reservado un embarque prioritario se comenzará a aplicar a partir del próximo 15 de enero, según ha informado la compañía. Esta nueva medida supone que se cobrará un extra de cinco euros a aquellos pasajeros que quieran volar con una maleta pequeña - de hasta diez kilos- en la cabina

El resto de pasajeros estarán obligados a depositar el equipaje en la bodega y solo podrán subir con el bolso de mano o un maletín a la aeronave. A los clientes con niños se les permitirá embarcar con una pequeña bolsa para bebés de hasta cinco kilos. La compañía justifica esta medida en la necesidad de acelerar el embarque de los vuelos y reducir los retrasos.

Ryanair recuerda que su nueva política para equipaje facturado ofrece a sus clientes una reducción de las tasas de facturación de 35 euros a 25 euros y un incremento del 33% en el tamaño de equipaje permitido de 15 a 20 kilos.

La aerolína también pondrá límites al número de maletas en cabina y advierte que debido a las limitaciones de espacio, solo hay cabida para 90 artículos de equipaje de mano grandes (55 x 40 x 20 cm). El resto se introducirá en la bodega del avión.

El embarque prioritario tiene un coste de cinco euros y se puede adquirir en el momento de reservar el vuelo o hasta una hora antes de que salga el avión mediante un abono de un euro más, hasta seis euros. En caso de que no se haya contratado este tipo de embarque, se podrán subir a bordo dos piezas de equipaje pero la maleta de hasta diez kilos viajará dentro de la bodega sin coste adicional. La aerolína advierte de que aquellos pasajeros que no permitan que la bolsa viaje en la bodega tendrán denegado el embarque sin que se les devuelva el dinero del billete.

La aerolínea aseguró hace unos meses estos cambios le van a suponer un incremento de gastos de 50 millones anuales