El ministro de Economía, Luis de Guindos - EFE

El Gobierno abaratará los costes del cambio de una hipoteca de tipo variable a fijo

El ministro de Economía ha anunciado que la normativa prevé facilitar el cambio «prácticamente sin gastos y si el consumidor lo decide y lo pacta con su banco»

Actualizado:

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha destacado que la futura ley de crédito inmobiliario contempla, entre otras cuestiones, que el consumidor pueda pasar de una hipoteca de tipo variable a fijo "prácticamente sin gastos". El titular de Economía considera que esto supone "un seguro" para el ciudadano porque el Euribor ahora está en negativo pero no va a estar así "toda la vida".

En su intervención en el desayuno-coloquio organizado por Unicaja y diario SUR, ha apuntado que prácticamente el 95% de las hipotecas en España son de tipo variable ligadas al Euribor y ha recordado que se trata de contratos "a muy largo plazo, a 25 ó 30 años, y los tipos de interés no siempre van a estar igual; de hecho una subida de tipos se va a ir reflejando en las hipotecas y se da la posibilidad de pasarla a tipo fijo".

La normativa prevista intentará facilitar "prácticamente sin gastos y si el consumidor lo decide y lo pacta con su banco que pueda pasar su hipoteca a un tipo fijo". Esto, ha recalcado, beneficiará al ciudadano y ha recordado cómo en 1996 la mayoría de las hipotecas eran a tipo fijo y esa tendencia cambió.

El Gobierno, ha precisado De Guindos, "dará una opción muy barata" de aplicar ese cambio, de manera que se intentarán mejorar las condiciones "desde el punto de vista del consumidor". Respecto a qué tipo fijo, ha aclarado que tendrá que ser una negociación entre las partes.

De Guindos ha aludido a otros cambios previstos, de manera que una hipoteca en divisa extranjera pueda pasar al euro "sin el más mínimo coste o sin la más mínima penalización".

En su intervención también se ha referido al importante ajuste que se ha producido en el sector de la construcción en España durante la crisis y que ha provocado que la construcción residencial redujera su peso a más de la mitad.

A su juicio, la situación está remontando, "en consonancia con la recuperación de los flujos de financiación" pero "es prematuro decir que existe una burbuja". Para De Guindos, la reactivación de la compra y venta de viviendas "es una buena noticia".

«Normalización» de los salarios

Por otro lado, De Guindos, cree que se va a producir una "normalización" de la evolución de los salarios "de forma natural, sin necesidad de ningún tipo de intervención por parte del Gobierno" porque la situación de la economía "no tiene nada que ver" con la de hace cinco años.

De Guindos cree que este proceso se va a dar "a niveles mayores" que en el periodo 2011-2013, pero "simultáneamente teniendo en cuenta cuáles son las circunstancias del país", con una tasa de paro "elevadísima", del 18% y un nivel de inflación del 1,5%.

Ha hecho hincapié en que la situación de la economía española es diferente de la que había hace cinco, seis o siete años, cuando España estaba "al borde del colapso", por lo que confía en que esta mejora se refleje en el mercado laboral.

En cuanto a la subida de salarios, ha precisado que las negociaciones corresponden a los interlocutores sociales y que el Gobierno "no fija" los sueldos de las empresas privadas, sino que establece el marco general fiscal, punto en el que ha aludido al acuerdo con Ciudadanos para elevar el mínimo exento de IRPF de 12.000 a 14.000 euros.

Ha apuntado que uno de los "errores" habituales en economía es considerar que todo se comporta de forma homogénea y, en el caso del empleo, "hay sectores que pueden subir más los salarios que otros", ha referido.