Última Hora Un coche se estrella contra dos paradas de autobús en el puerto viejo de Marsella

Economía

«No me sorprendería que España se quedara con muchos negocios del Reino Unido»

Kevin Ellis, presidente de PwC Reino Unido, muestra su sorpresa porque Reino Unido y EE.UU. «vuelvan al proteccionismo mientras que la tecnología hace que el mundo sea cada día más global»

Kevin Ellis en un momento de la entrevista
Kevin Ellis en un momento de la entrevista - ISABEL PERMUY

Ellis pilota PwC en Reino Unido. Es una de las principales consultoras del mundo, con 208.000 empleados distribuidos en 157 países. Ha asesorado a las principales compañías, por lo que tiene una visión privilegiada del mundo de los negocios. Asegura que los británicos no votaron sobre la Unión Europea, sino en contra de la globalización.

—¿Cuál es el ambiente que se vive en Londres, porque en el caso de las consultoras tienen el doble reto: asesorar a sus clientes y situarse ellas mismas como compañía?

—Hay una enorme incertidumbre que no es buena para los negocios. Al principio fue un shock para todos pero las empresas tienen aún fondo para tirar dos o tres años. Nosotros, como empresa, pedimos públicamente que Reino Unido se quedara en la Unión Europea y fuimos bastante activos, ya que dijimos que para los negocios era mucho más positivo quedarse, y para el país en general también. La cuestión es que la gente no votó tanto en relación con la Unión Europea, sino sobre la globalización y sus efectos. Y si se mira un poco las elecciones que han habido en estos últimos meses ha pasado lo mismo, que los votantes han emitido su voto sobre la globalización.

—Incluido Estados Unidos.

—Claro, por supuesto. Esa era la opinión mayoritaria también que había hace unas semanas en Davos. Nosotros publicamos una encuesta realizada entre cientos de consejeros delegados y una de las conclusiones es que los directivos británicos y españoles son más optimistas sobre la marcha de sus negocios que la media, aunque por contra están más nerviosos que la media sobre el clima global de los negocios en el mundo, lo que refleja las dudas sobre lo que pueda suponer el Brexit.

—Y en esta situación de incertidumbre, ¿qué aconseja PwC a sus clientes?

—El gran cambio es que ahora, tras el discurso de la primera ministra hace unos días, tratando de transmitir tranquilidad ante la posibilidad de que haya una cierta ralentización de la actividad económica en el país fruto del Brexit, se va a abrir un proceso de negociación en materia comercial y que si la conclusión no es satisfactoria se recurrirá a la Organización Mundial del Comercio, que es la que tiene la última palabra en este asunto. Es sorprendente que tanto en algunos países europeos como en Estados Unidos se está produciendo una vuelta al proteccionismo. Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que la digitalización y la tecnología están haciendo que el mundo sea cada vez más global.

—Y eso no se puede parar con un referendum...

Exacto. Es un hecho. En la encuesta a los consejeros delegados había una pregunta sobre cuánto están invirtiendo en inteligencia artificial las empresas y el grado de dificultad en encontrar trabajadores con perfiles tecnológicos y el resultado de Reino Unido es bastante pobre en esta materia, ya que menos del 50% de las empresas están invirtiendo en ese campo, lo que supone que mi país está en esta materia por debajo de China, Estados Unidos o Alemania. Además, los consejeros delegados aseguran que cada vez les resulta más difícil encontrar trabajadores con formación tecnológica, lo que da verdadero miedo en el sentido de que Reino Unido, al igual que otros países, tienen que reconstruir su sistema de enseñanza para asegurar que están dando a los jóvenes los conocimientos adecuados que demandan las empresas. El mundo ha cambiado y no se puede dar marcha atrás en el reloj. Nuestra empresa, por ejemplo, busca solicitudes de personas con formación tecnológica que quieran trabajar con nosotros. Lo que está ocurriendo es que esta tecnología está contribuyendo a la diversificación de los trabajadores y están aflorando perfiles con muy diferentes orígenes. En PwC recibimos cada año alrededor de 96.000 curriculums de personas que quieren trabajar y nosotros antes los filtrábamos por los estudios universitarios, lo que suponía que al final solo contratábamos jóvenes que habían estudiado en universidades privadas en Londres o el Sur de Inglaterra. Vistos estos resultados, decidimos cambiar el filtro de selección en septiembre de 2015 para ser más justos y un año más tarde tenemos casi la mitad con estudios universitarios y casi la otra mitad son los primeros miembros de su familia con estudios universitarios. Y ese fue, por ejemplo, mi caso; además, el 73% de los que hemos contratado con los nuevos parámetros no ha asistido a una escuela privada; el 14% además pertenecía a familias que recibían algún tipo de ayuda social.. y le explico todo esto porque está relacionado con el resultado del referendum del Brexit ya que hay gente que votó por salir de la UE simplemente porque la sociedad no es justa, fue un voto en contra del statu quo, y es algo parecido a lo que ha pasado en Estados Unidos. Las grandes compañías tenemos que cambiar cosas ya que reflejamos en cierto modo a nuestros clientes y somos como una especie de élites.

—¿Cómo ve la economía global?

—Con mucha incertidumbre, que no se había visto en décadas. Habrá más sorpresas en el terreno político que provocarán choques económicos que generarán también oportunidades.

—¿Y en España?

—Está claro que la economía y las empresas se benefician de un Gobierno estable, que da confianza a los inversores y ayuda a que haya un crecimiento económico elevado. También hay muchas empresas españolas muy importantes que lo están haciendo bien y son un éxito, como Telefónica o Repsol, La Caixa o Santander. Una economía fuerte y un Gobierno estable es lo mejor para el desarrollo de los negocios. La economía española ha pasado una dura crisis pero ha sabido resistir.

—¿Ve algunos sectores con más potencial aquí en España?

—En un mercado tan competitivo habrá oportunidades para España en el Brexit. No me sorprendería que España se quedara con algunos negocios que ahora están en mi país, como el de los servicios financieros.

Toda la actualidad en portada

comentarios