Londres, París y Amsterdam ponen límites al alquiler y en Berlín no es legal, pero por poco tiempo
Londres, París y Amsterdam ponen límites al alquiler y en Berlín no es legal, pero por poco tiempo - EFE

No hay caso igual en Europa, cada capital pone sus reglas

Londres, París y Amsterdam ponen límites al alquiler y en Berlín el alquiler vacacional es ilegal, pero por poco tiempo

madridActualizado:

No hay casos similares en Europa. Cada capital ha impuesto sus propias reglas. Ámsterdam, por ejemplo, había sido muy permisiva con el alojamiento turístico, pero finalmente ha impuesto una limitación temporal a estos alquileres: 60 días. París también cuenta con un límite, de 120 días, pero además ha implantado un registro específico de pisos turísticos. Si un propietario quiere destinar el suyo a este fin, tiene que inscribirlo en este listado. Recientemente, la capital francesa ha comunicado que multará a plataformas como Airbnb por incumplir esta normativa.

La capital británica impone un límite de 90 días, pero a partir de este periodo permite ampliar la estancia siempre que la vivienda en cuestión obtenga una licencia profesional. Mientras, en Roma, las limitaciones vienen por la superficie de la casa. Si esta tiene menos de 30 metros cuadrados, no puede ser utilizada para uso turístico.

Pero, sin duda, la capital del Viejo Continente que más trabas ha impuesto al uso de plataformas como Airbnb ha sido Berlín. La ciudad alemana prohibió el alquiler vacacional hace un par de años, esgrimiendo que era uno de los culpables del proceso de gentrificación que había sufrido. Pero todo apunta a que esta norma no durará mucho tiempo, y de hecho se espera que esta práctica sea de nuevo legal a partir de este verano.

Fuera de Europa, una de las ciudades más restricticas con Airbnb ha sido a que le vio nacer. La «ley de los 90 días» de San Francisco fue confeccionada para frenar el repunte de precios del alquiler en la ciudad, que como en otras grandes urbes estaba expulsando a la población autóctona.