Las mutuas inyectan a la caja de las pensiones 12.755 millones en la última década

Antes de que acabe julio ingresarán en la Seguridad Social 548,71 millones de euros de excedentes

MadridActualizado:

Las mutuas gestionan en torno a 12.000 millones de fondos públicos, más del 1% del PIB. En los últimos años, estas cantidades han superado en cada ejercicio el coste de las prestaciones gracias a la buena gestión que realizan estas agrupaciones de empresarios sin ánimo de lucro. Y los excedentes, una vez cubiertas las reservas, han sido devueltos cada ejercicio al sistema de pensiones. Así, la gestión realizada por estas entidades colaboradoras de la Seguridad Social ha permitido ingresar en la caja del sistema 12.755 millones desde 1997.

Antes de que acabe julio las mutuas ingresarán en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social 0,77 millones de euros excedentes derivados de la gestión de las contingencias comunes correspondientes a 2017. Si se tiene en cuenta los ingresos históricos, desde 1997 la cifra se eleva a 1.488 millones.

También en julio las mutuas ingresarán en la caja única el 80% del excedente obtenido por la gestión de los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. En 2017 esta cantidad ascendió a 441,79 millones, por lo que las aportaciones históricas realizadas a dicho fondo se han situado en 10.417,37 millones.

Por último, las mutuas ingresaron en la reserva complementaria de estabilización por cese de actividad de trabajadores autónomos el 100% del excedente que proviene de la gestión de esa prestación, es decir, 106,15 millones. La cifra asciende a 849,98 millones en el acumulado.

La delicada situación por la que atraviesan las cuentas de la Seguridad Social desde que estalló la crisis llevó al Gobierno a ingeniar fórmulas para inyectar recursos extra al sistema. Aprovechó la ley de mutuas de 2014 para recortar las reservas que estas asociaciones de empresarios acumulaban sin límite gracias a los excedentes de cotizaciones que logran con la gestión de la bajas laborales y accidentes de trabajo.

La ley de mutuas que rige estas aportaciones volvió a la situación anterior a 2011, año en el que el equipo socialista de Octavio Granado, que entonces gestionaba la Seguridad Social, eliminó los topes de reservas que podían acumular las mutuas, lo que permitió a estas entidades sumar reservas de hasta 3.000 millones. Desde que se aprobó la ley las cotizaciones sobrantes no están paradas y vuelven a la caja común en un momento en el que el sistema necesita liquidez.

La norma aprobada por el Gobierno establece que el 80% del excedente que se produce en la gestión que las mutuas hacen de las contingencias profesionales se destine al fondo de contingencias profesionales de la Seguridad Social. Es decir, que estos recursos se ingresan en la Tesorería para investigación, desarrollo e innovación, la mejora de técnicas y tratamientos terapéuticos e incentivar acciones en prevención, entre otros usos. El 20% restante de los excedentes se destina a la reserva complementaria y, si los estatutos de la mutua incorporan una reserva de asistencia social, esta debe incorporar hasta el 10% de ese excedente; la diferencia quedará para la anterior reserva complementaria. Finalmente, el excedente de la gestión de las contingencias comunes se ingresa en el Fondo de Reserva.

El Gobierno limitó en 2014 los recursos de las mutuas, pero en 2012 hizo uso de ellos. Aquel año el sistema recurrió al fondo de prevención de las mutuas para apoyar el pago de las prestaciones. Utilizó 4.400 millones, prácticamente la totalidad de la dotación que entonces tenía el fondo.

La ley que regula la gestión de las mutuas controla sus fondos y el funcionamiento de estas entidades como ocurre con cualquier organismo que trabaja con la Administración. Cargos, sueldos, contratos y cualquier otro mecanismo de funcionamiento estarán regulados por una norma que delimita las funciones del presidente y gerente, cuantifica los sueldos de los miembros directivos de la mutua y articula la participación de los agentes sociales, incluidos los autónomos, en las comisiones de seguimiento de las mutuas.