Hasta 923 clientes son sospechosos de blanquear capitales, según PwC
Hasta 923 clientes son sospechosos de blanquear capitales, según PwC - REUTERS

Más de 900 clientes del BPA son sospechosos de blanqueo de capitales

La consultora PwC determina que estos clientes representaban un volúmen de negocio de 1.000 millones de euros, casi el 20% del banco andorrano

BarcelonaActualizado:

La consultora PwC ha determinado que Banca Privada d'Andorra (BPA) tenía 923 clientes sospechosos de blanqueo de capitales, lo que supone el 3% del total, y que representaban un volumen de negocio de unos 1.000 millones de euros, el 19% del grueso del banco andorrano.

Estas son algunas de las conclusiones del informe independiente de auditoría que ha llevado a cabo PwC y que permiten identificar nuevos casos presuntamente vinculados al blanqueo de capitales que «confirman serias deficiencias en la gestión de BPA», según ha informado hoy la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB), organismo andorrano similar al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) español.

La AREB asegura que está adoptando las medidas necesarias para identificar posibles indicios delictivos vinculados tanto a la dirección general como a los administradores de BPA, entre los que figuran los principales accionistas de la entidad, los hermanos Higini y Ramon Cierco.

Los 923 clientes supuestamente vinculados con el blanqueo de capitales representan el 3% de los casi 29.200 clientes de BPA, entre titulares de cuentas e intervinientes.

De estos sospechosos, unos 100 expedientes combinan todos los factores de mayor riesgo, como coincidencias con listas de blanqueo, operativa sospechosa o vinculación a casos de lavado de dinero que se encuentran en sede judicial, explica la AREB.

El volumen de negocio de estos clientes sospechosos suma unos 1.000 millones de euros, teniendo en cuenta los depósitos, la inversión crediticia y los activos bajo gestión fuera de balance.

Esta cifra supone el 19% del volumen total de negocio de BPA, que fue intervenida hace uno año por el Gobierno de Andorra después de que el Tesoro estadounidense acusara a la entidad de blanquear capitales procedentes del crimen organizado.

Los activos tóxicos permanecerán en BPA, mientras que los activos sanos se traspasarán a la nueva entidad Vall Banc, que está en proceso de subasta. De esta manera, unos 27.000 clientes, es decir, el 92,6 % del total, ya están en condiciones de ser traspasados a Vall Banc.

«Tramas sospechosas»

En el 7,4% restante -unos 2.165 clientes- se incluyen los 923 presuntamente sospechosos, así como otros 1.242 que podrían finalmente considerarse 'aptos' si en un futuro presentan la documentación necesaria para avalar la legitimidad de cuentas y operaciones.

Según la AREB, el informe de PwC «está permitiendo poner en conocimiento de las autoridades competentes tramas sospechosas de blanqueo no identificadas y no judicializadas» a la fecha del comunicado del FinCEN estadounidense del 10 de marzo de 2015. Entre ellas se incluye el caso Sinaloa, actualmente bajo secreto de sumario.

PwC inició su informe de auditoría el 24 de marzo de 2015 y cerró el documento casi un año después, el pasado 29 de febrero. La consultora ha revisado uno por uno todos los clientes de BPA y todas las operaciones de más de 37.000 cuentas realizadas durante los últimos siete años.

En total, ha estudiado 15 millones de transacciones y ha recibido y contrastado más de 60.000 documentos remitidos por los clientes para justificar la legitimidad de sus cuentas