Mario Draghi, presidente del BCE
Mario Draghi, presidente del BCE - EFE

El BCE mantiene los tipos en el 0% y revisa al alza sus previsiones de crecimiento e inflación hasta 2020

La entidad central deja inalterado el precio del dinero «para que las condiciones financieras sean favorables»

MADRIDActualizado:

El consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener sin cambios el tipo de interés de referencia en el 0% y ratifica la continuidad del programa de compras de activos desde enero a septiembre de 2018 por importe mensual de 30.000 millones de euros, según ha anunciado la institución en un comunicado tras la última reunión de 2017 de la entidad para abordar la política monetaria de la eurozona.

De este modo, el tipo de interés vigente en las operaciones de refinanciación de la entidad se mantiene en el 0%, mínimo histórico en el que la tasa permanece estable desde marzo de 2016, mientras que el tipo aplicado a la facilidad de préstamo continuará en el 0,25% y el interés de la facilidad de depósito seguirá en el -0,40%.

En este sentido, la entidad presidida por Mario Draghi apunta que espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantendrán en los niveles actuales «durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos».

En cuanto a las medidas de política monetaria no estándar, las compras en el marco del programa de compra de activos (APP) continuarán al ritmo mensual actual de 60.000 millones de euros hasta finales de diciembre de 2017 mientras que, a partir de enero de 2018, se reducirán a 30.000 millones hasta finales de septiembre de 2018 o «hasta una fecha posterior si fuera necesario» y, en todo caso, hasta que se observe «un ajuste sostenido de la senda de inflación compatible con los objetivos».

Según explica, «si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de inflación, el Consejo de Gobierno está preparado para ampliar el volumen y/o la duración de este programa».

Asimismo, señala que el Eurosistema «reinvertirá el principal de los valores adquiridos en el marco del programa de compra de activos que vayan venciendo, durante un período prolongado tras el final de sus compras netas de activos o durante el tiempo que sea necesario». Tal y como explica, esta medida contribuirá a que las condiciones de liquidez «sean favorables» y a que la orientación de la política monetaria «sea adecuada».

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en octubre en el 1,4%, con lo que retrocede una décima respecto a la registrada el mes precedente, según datos de Eurostat, que sitúa la inflación subyacente en su nivel más bajo desde hace cinco meses, hasta el 1,1%, lejos del objetivo de estabilidad de precios del BCE de una subida ligeramente inferior al 2%.

La economía de la zona euro experimentó un crecimiento del 2,6% en el tercer trimestre de 2017 frente al mismo periodo de un año antes, dos décimas más respecto al dato interanual del trimestre anterior, según la primera estimación del Producto Interior Bruto (PIB) realizada por Eurostat.

Revisión al alza de crecimiento e inflación

Además, el BCE ha revisado «sustancialmente» al alza sus pronósticos de crecimiento para la zona euro, que crecerá en 2017 un 2,4%, frente al 2,2% estimado en septiembre, alcanzando una expansión del 2,3% en 2018, medio punto porcentual más de lo previsto anteriormente, según ha anunciado Draghi.

«El BCE ha revisado sustancialmente al alza las previsiones de crecimiento del PIB», señalaba el banquero italiano, que decidió no alterar la hoja de ruta de las medidas de estímulo de la entidad, que desde el mes de enero reducirá a la mitad de sus compras de activos, hasta 30.000 millones de euros mensuales.

De cara a más largo plazo, el BCE espera que la economía de la zona euro crecerá en 2019 a un ritmo del 1,9%, dos décimas por encima del anterior pronóstico, mientras que ha presentado por primera vez sus proyecciones para 2020, cuando confía en que la eurozona crecerá un 1,7%.

En cuanto a la evolución de los precios, las nuevas proyecciones del BCE han sido revisadas al alza para reflejar el impacto de la evolución de los precios del petróleo y de los alimentos.

De este modo, el banco central prevé que la inflación de 2017 se situará en el 1,5%, en línea con la proyección de septiembre, mientras que para 2018 espera una subida de precios del 1,4%, frente al anterior 1,2%, que en 2019 será del 1,5%, en línea con lo anticipado anteriormente, alcanzando el 1,7% en 2020.