Goldgena pretende revolucionar el mercado de relojes suizos
Goldgena pretende revolucionar el mercado de relojes suizos - YOUTUBE

El «low-cost» llega a los relojes suizos

El Proyecto Goldgena ofrece productos más baratos manteniendo la denominación de «hecho en Suiza»

MadridActualizado:

Claudio D'Amore, un diseñador de 40 años de edad, podría revolucionar el concepto de «reloj suizo». A través de su marca El Proyecto Goldgena, el italiano ha puesto en marcha una compañía de relojes suizos con piezas chinas, en lugar de suizas. Con ello pretende llevar a cabo un proceso de producción más barato y poner en el mercado una marca de relojes suizos «low-cost», por 650 euors.

Según informa Bloomberg, D'Amore considera que el «hecho en Suiza es una burla». El diseñador cuenta con una larga experiencia en el sector relojero y ha trabajado con varias marcas. Asegura que los consumidores pueden escoger entre su marca y el resto de relojes suizos, aunque en un principio no cree que su compañía pueda hacer frente a los gigantes del sector. «El riesgo no es tan grande, ya que no creo que muchos clientes se fijen o estén interesados en el proyecto Goldgena», afirma a Bloomberg D´Amore.

En lugar de utilizar piezas procedentes del país europeo, Goldgena compra componentes en Asia, fundamentalmente en Japón y China. Sin embargo, los relojes de D´Amore no pierden la denominación de origen, ya que el Gobierno suizo exige un 50% de componentes suizos para catalogar a uno de estos productos como «hecho en Suiza».

Los relojeros suizos han reclamado incrementar esta cuota y llevarla al 60%, aunque la petición todavía no ha sido aceptada. La industria está atravesando un mal momento, ya que ha sufrido un retroceso de las exportaciones debido a la fortaleza del franco respecto al resto de divisas y el auge de los «smartwatches».

Ahora, un relojero experto puede rematar la caída del sector con una gama de productos que, aunque suponen un gran desembolso, suponen un ahorro de varios miles de euros respecto al resto de la industria. Y todo ello gracias a una campaña de «crowdfunding» con la que D´Amore creó la compañía.