Casi dos millones de funcionarios reciben asistencia médica a través de Muface, Mugeju e Isfas
Casi dos millones de funcionarios reciben asistencia médica a través de Muface, Mugeju e Isfas - INÉS BAUCELLS

Hacienda cerrará ya el nuevo convenio sanitario de Muface pese a la prórroga presupuestaria

El Gobierno recibió ayer las ofertas de las aseguradoras privadas y asignará el concierto para 2018 y 2019 en una semana

MADRIDActualizado:

Gobierno, funcionarios y aseguradoras han blindado frente a la prórroga de los Presupuestos General del Estado la renovación para 2018 y 2019 de los convenios de las mutualidades (Muface, Isfas y Mugeju) a través de las cuales el 80% de los funcionarios reciben asistencia sanitaria y que finalizan el 31 de diciembre. Ayer mismo terminaba el plazo para que las compañías de seguros privadas presentasen sus solicitudes para suscribir el concierto con Muface, para el cual el Ministerio de Hacienda ha elevado este año la cuantía a pagar a las aseguradoras por la prestación del servicio en esos dos ejercicios un 5,6%, a 2.191 millones de euros.

La próximo semana se adjudicará para su entrada en vigor el próximo 1 de enero. Fuentes del sector explican además que tras la renovación del concierto de Muface se producirá, en las semanas inmediatamente posteriores, el cierre de los otros dos convenios (Mugeju e Isfas), quedando todo el sistema renovado en noviembre.

Los funcionarios pueden elegir entre ser atendidos por el Sistema Nacional de Salud o por una entidad aseguradora a través de esas tres mutualidades. Actualmente, más de 1,9 millones de empleados públicos, el 84% del total, eligen la asistencia privada. Muface es el sistema mayoritario con casi 1,2 millones de beneficiados.

La subida de la primas comprometida por Hacienda, como ya informó ABC, responde a la exigencia de las compañías que prestan el servicio –Segurcaixa Adeslas, Asisa, DKV e IMQ suscribieron el convenio de los dos últimos años– de elevar el presupuesto del convenio, al considerarlo un sistema si no deficitario, sí muy difícil de rentabilizar. De hecho, fuentes del sector consideran que el incremento del nuevo convenio es un paso positivo, pero sigue siendo insuficiente dada la congelación de los ejercicios anteriores.

La gran incógnita es si Mapfre, Caser y Sanitas se han presentado a la licitación y vuelven a prestar el servicio, pues abandonaron el último y aún vigente concierto de asistenacia sanitaria (2016-2017) precisamente por la insuficiencia de la prima y la baja rentabilidad del sistema-