El ministro de Economía, Luis de Guindos - EFE

De Guindos, sobre su candidatura al BCE: «Tenemos los apoyos para conseguir el puesto»

El ministro no aclara si dejará el Gobierno en caso de no ser elegido vicepresidente del banco central

MADRIDActualizado:

Luis de Guindos no contempla otra cosa que no sea hacerse con la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). A pesar de no contar con el apoyo del PSOE a nivel nacional y de que su eventual elección por parte del Eurogrupo requiere el voto favorable de un total de 14 Estados miembros que representen al menos el 65% de la población, lo que hace que no baste el respaldo de Alemania, Francia e Italia, sino también de los países más pequeños, el Gobierno habría recabado ya los apoyos suficientes. "Los apoyos no se cuentan públicamente, se cuenta con ellos, pero tenemos apoyos para cumplir perfectamente con las condiciones de una mayoría cualificada", ha dicho el ministro de Economía en rueda de prensa, detallando que tanto él como el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, han estado negociando y recabando esos votos a favor. "Tenemos muchos apoyos, España va a conseguir el puesto y ese es el escenario que contemplamos", ha insistido.

Es tal la convicción de De Guindos en que España recuperará un puesto en la cúpula del banco central que ni siquiera ha aclarado cuál sería su futuro en caso de no ser elegido en esa carrera, en la que compite con el presidente del Banco de Irlanda, Philip Lane. Preguntado sobre si dejaría el Ministerio de Economía en caso de derrota, ha dicho no contemplar otra cosa que su elección, y ha detallado que será el 22 0 23 de marzo, cuando el Consejo Europeo anuncie el nombramiento final, cuando presente su dimisión como ministro.

El perfil político de De Guindos ha sido señalado como un hándicap en su carrera hacia la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE). Más aún cuando su rival por el puesto, Lane, tiene un perfil mucho más técnico. El candidato español, sin embargo, ha defendido este miércoles su currículo y que en ningún caso su eventual nombramiento compromete la autonomía del banco central comunitario. "El BCE tiene garantizada su independencia y si salgo elegido la voy a defender con todas mis posibilidades y convicciones", ha dicho De Guindos, que tampoco ha valorado que el PSOE no respalde su candidatura.

«El BCE tiene garantizada su independencia y si salgo elegido la voy a defender con todas mis posibilidades y convicciones»

El ministro ha aprovechado la presentación de su candidatura para evaluar la mejora de las previsiones macroeconómicas que la Comisión Europea ha hecho hoy mismo para España. Eso le ha valido para argumentar que por la recuperación económica hecha por España, que crece más que los grandes países de la Eurozona, el país se merece el puesto. Cabe recordar que España perdió en 2012 su puesto en el consejo de gobierno del BCE con la salida de José Manuel González-Páramo. Es más, preguntado por su perfil menos técnico en cuestiones monetarias, De Guindos ha argumentado que la política monetaria se transmite a la economía real a través de los bancos, y que la mejoría de las condiciones financieras en España no se entendería sin la reforma bancaria emprendida por el mismo nada más llegar al Gobierno a final de 2011.

"Eso es una realidad", ha defendido De Guindos, recordando que en 2012, año del rescate bancario, España era un país a la deriva y hoy crece por encima de la media europeo y de forma más sostenible, al sumar ya cinco años de superávit por cuenta corriente. El Gobierno confía en que esto será argumento suficiente para imponerse a Lane. Es más, el Ejecutivo no esconde que, tras el fracaso de la candidatura de Luis de Guindos a la presidencia del Eurogrupo, este es un puesto que Europa debe a España.

El Parlamento Europeo, sin embargo, había pedido en los últimos meses que en la terna al puesto los países miembros presentasen mujeres, ya que en la cúpula del BCE a día de hoy solo hay una. Al respecto, De Guindos ha recordado que en los próximos años el organismo debe sustituir a cinco consejeros cuyo mandato vence, todos hombres, y que en esos procesos se avanzará hacia la igualdad de género en el supervisor europeo.