Mariano Rajoy junto a un grupo de jubilados
Mariano Rajoy junto a un grupo de jubilados

Gobierno y agentes sociales debaten hoy sobre el Fondo de Reserva

Los sindicatos piden una reunión extraordinaria de la comisión de seguimiento de la "hucha de las pensiones"

MADRIDActualizado:

El pasado junio el Gobierno volvió a abrir la «hucha» para poder pagar la extra de verano de los jubilados y sacó 8.700 millones, la disposición más elevada desde que recurrio al Fondo de Reserva en 2012. El anunció no gustó a CC.OO y UGT y hoy se reunirán con el Ministerio de Empleo, a petición propia, para analizar el estado contable del Fondo de Reserva. Al encuentro asistirá también CEOE, como integrante de la comisión de seguimiento del Fondo de Reserva.

La disposición realizada por la Seguridad Social ha sorprendido a las centrales sindicales por el montante, no porque no estuviera previsto que se recurriría de nuevo este año a la «hucha». En los Presupuestos el Ejecutivo estimó que dispondría de 6.283.3 millones. Cifra que se ha quedado corta y, como ya ocurrió en 2014 y 2015, en ningún caso es una cantidad límite que el Gobierno no pueda superar, máxime, cuando hasta 2017 el límite dispuesto en la Ley 28/2003, reguladora del Fondo de Reserva, que determina que solo puede disponerse de hasta un 3% de sus activos, puede ser superado.

Los ahorros se agotarán en 2017

En junio la Seguridad Social ha vuelto a necesitar una ayuda extraordinaria para pagar las pensiones y la paga extra de julio, tal y como informó ABC. Retiró 8.700 millones del Fondo de Reserva, la mayor disposición realizada desde que en 2012 el Gobierno abrió por primera vez esta hucha. Tras esta operación el Fondo de Reserva queda en 25.176 millones de euros, el equivalente a un 2,33% del PIB.

Julio, como diciembre, es un mes en que la Seguridad Social afronta fuertes necesidades de liquidez en la tesorería. Toca desembolsar la nómina mensual habitual y las pagas extraordinarias que reciben los pensionistas. Este año la extra de verano que han cobrado en julio los más de 8,5 millones de jubilados ha supuesto para las arcas del sistema de previsión una factura cercana a los 17.000 millones de euros. Las retiradas continuará y al ritmo actual esta «hucha» se quedará sin fondos el año que viene.