El Gobierno ingresará 6.000 millones más por el anticipo del impuesto de Sociedades ya en 2016

El Ejecutivo remite sus alegaciones a Bruselas para tratar de sortear la multa por incumplir el déficit y asegura que una sanción sería «contraproducente»

MADRIDActualizado:

El Gobierno ha tardado un día en enviar sus alegaciones a Bruselas para tratar de sortear la multa por incumplir el objetivo de déficit público de 2015. Al filo de la medianoche, el Ministerio de Economía ha remitido a la UE un documento de 23 páginas en el que desgrana un abanico de argumentos y medidas para persuadir a la Comisión. Y también le avisa de que “imponer una multa a España sería dar un paso en la dirección contraria de lo que Europa necesita”.

El tono del informe es duro. “La decisión de imponer una multa a España no solo sería incoherente sino también contraproducente”, esgrime el Ejecutivo. Junto a estos avisos, el Gobierno detalla tareas del futuro Gobierno para reducir el déficit ya este año. Entre ellas, el adelanto a julio del “cierre del presupuesto de 2016”. Ello quiere decir que el Ejecutivo deberá ejecutar las partidas de los ministerios al pie de la letra, sin lugar a gastos extraordinarios.

Asimismo, como un deber para el futuro Ejecutivo, las alegaciones recogen que “tan pronto se haya constituido el nuevo Gobierno” se adoptará un reforma de la Ley del Impuesto de Sociedades “con un impacto presupuestario estimado de 6.000 millones en 2016”. Es decir, esta cantidad se ingresará ya este año y entrañará que las grandes empresas deberán adelantar la tributación del impuesto en los próximos pagos fraccionados de 2016 (quedan dos, octubre y diciembre).

Las compañías pueden fraccionar el pago del Impuesto de Sociedades en tres meses: abril, octubre y diciembre. Posteriormente, en julio, liquidan las diferencias con Hacienda. El Gobierno pretende establecer un tipo mínimo para que las grandes empresas adelanten, al menos, un porcentaje. Esta medida ya se impuso de forma temporal en 2012 hasta el año pasado y consistía en un tipo del 12% para las compañías que facturen más de 20 millones de euros. Por tanto, las empresas no pagarán más impuestos, sino que los pagarán antes y transferirán liquidez al Estado.

Como explica Luis del Amo, secretario técnico del REAF-REGAF del Consejo General de Economistas, si el Gobierno logra reformar la Ley del Impuesto de Sociedades y establecer un tipo mínimo para el último pago fraccionado de diciembre, ya habrá recaudado estos 6.000 millones en 2016, y por tanto, el fin de la medida temporal que el Ejecutivo no prorrogó este año no tendrá impacto en el déficit.