El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi
El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi - JUAN JOSÉ UBEDA

Garamendi (Cepyme) se deja querer para aspirar a la presidencia de la CEOE

El presidente de la patronal de las pequeñas y medianas empresas asegura que intentará suceder a Juan Rosell en CEOE, en función de se lo pidan las organizaciones empresariales: «Parece que lo quieren, pero todavía no me lo han pedido», ha afirmado

ZaragozaActualizado:

El líder de Cepyme, Antonio Garamendi, ha avanzado este jueves que decidirá si se presenta o no a la presidencia de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en función de que las organizaciones empresariales se lo pidan. «Parece que lo quieren, pero todavía no me lo han pedido», ha afirmado el máximo responsable de la patronal de la pequeña y mediana empresa.

Unas declaraciones que ha realizado a los medios en Zaragoza acompañado por el presidente de CEOE Aragón, Javier Callizo, quien ha aprovechado la ocasión para mostrarle públicamente su apoyo. «En este momento y en los últimos ocho años CEOE tiene un gran presidente en la figura de Juan Rosell y estoy convencido que en los siguientes años CEOE va a tener un gran presidente en la persona de Antonio Garamendi», ha apuntado Callizo.

Garamendi, quien ha asistido en la capital aragonesa a la asamblea anual de CEOE Aragón junto al presidente de la Comunidad, Javier Lambán, se ha referido también a las posibilidades de que salga adelante un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, a pesar de las concentraciones convocadas el lunes por CCOO y UGT ante las sedes de las patronales para exigir un acuerdo salarial que permita un reparto justo de la riqueza que generan las empresas entre sus empleados.

El presidente de la patronal de las pymes ha tachado de «escasas» esas manifestaciones y ha considerado que forman parte de un «rito» que, a su juicio, «no tiene mucho sentido», menos el propio lunes cuando se reunía la mesa de negociación y se convocaron cuatro días antes sin esperar por tanto al resultado de esa negociación.

Mano tendida a los sindicatos

No obstante, ha remarcado que la patronal sigue dispuesta a negociar y ve posible un nuevo AENC porque en las mesas también participan personas «razonables», aunque en todo caso, ha dicho, es una recomendación y en lo que respecta a la parte salarial, cada día «más complicado» por cuanto el trabajo no es homogéneo, y de hecho en España hay 5.000 convenios, y el 60% están firmados.

Garamendi ha asegurado que Cepyme está «por la labor de que los salarios suban», pero también de hablar de quienes que no están en la «rueda» del empleo, como los jóvenes y las mujeres, para que puedan acceder al nuevo sistema productivo, que no vive un cambio de ciclo, sino «de era» por la digitalización y la globalización.

Garanmendi ha considerado que «el modelo de relaciones laborales, nos guste o no nos guste va a cambiar», y ha definido a los empresarios como «reformistas» y «progresistas», porque evalúan sus errores y se preparan para el futuro, frente a quienes se muestran «conservadores» al no estar dispuestos a cambiar el espacio que tenían