País Vasco es la comunidad en la que los funcionarios tienen un mayor salario
País Vasco es la comunidad en la que los funcionarios tienen un mayor salario - ABC

Los funcionarios del Estado cobran hasta 21.600 euros menos que los de diez comunidades

Según el sindicato CSIF, se ha generado un «agravio comparativo» con el personal de la AGE, cuyas retribuciones son actualmente un 25% inferiores a la media

MADRIDActualizado:

Un director de prisiones que trabaja en Cataluña cobra 21.784 euros más al año que otro que desempeña el mismo trabajo en otra institución penitenciaria de España: frente a los 72.839 euros del primero, el segundo percibe 51.080. Es un ejemplo de la distancia salarial que hay entre los funcionarios autonómicos y los que trabajan para el Estado, según un informe que presentó ayer CSIF. El sindicato calcula que, de media, los empleados públicos del Estado cobran un 25% menos que los autonómicos.

En el caso de instituciones penitenciarias, solo Cataluña tiene esta competencia frente al Estado, pero esta amplia diferencia salarial se plasma en otros sectores. El informe de CSIF contempla la situación de varias escalas entre el Estado y diez comunidades representativas -Cataluña, País Vasco, Madrid, Andalucía, Galicia, Extremadura, Aragón, Valencia, Asturias y Navarra-. En casi todos los casos, la situación regional es mejor de cara a la nómina, con diferencias positivas para los trabajadores regionales que oscilan entre el 4% y el 36% frente a sus pares estatales.

El sindicato ha hecho el cálculo buscando la moda de la distribución de valores, es decir, aquellos que más se repiten. «Si hubiéramos incluido productividad, antigüedad y otros complementos extraordinarios las diferencias serían incluso mayores», detalla la central. En la Administración del Estado hay cuatro grupos: el A1, correspondiente a licenciados, en el que hay un abanico de puestos desde inspectores de Hacienda a jefes de unidad; el A2, de diplomados y en el que se encuentran según CSIF desde jefes de oficinas de empleo hasta técnicos de Hacienda; el C1, con bachillerato y correspondiente a administrativos; y el C2, para puestos como auxiliares o secretarios.

Los funcionarios vascos, navarros y catalanes son los que más cobran, en general, mientras que gallegos, extremeños, aragoneses y valencianos están en la parte baja, junto a los del Estado. En el nivel A1 con un nivel 28, los que más cobran según el informe de CSIF, son los que dependen de la Administración vasca, con 62.403 euros anuales, seguidos de los catalanes -61.642 euros- y navarros -57.062,8-. Los que menos cobran de este grupo no son los estatales (40.800 euros) sino los gallegos (38.998 euros).

En el grupo C2 con un nivel 18, el Estado es el que menos paga a sus empleados (17.629 euros), seguido de Galicia (18.961 euros) y Valencia (19.164). Las que más vuelven a ser Navarra (26.497 euros) y País Vasco (25.1987 euros). Ambas comunidades cuentan con un régimen foral que les permite disponer de un mayor margen financiero que el resto de comunidades.

Como fuere, el sueldo base es siempre el mismo en comunidades y ministerios: lo que cambian son los complementos de destino y, sobre todo, el específico. Es aquí donde se disparan las diferencias entre comunidades autónomas.

«Hay 110 complementos específicos de cuantías que van desde los 29.000 euros hasta los 3.000. Habría que simplificar esta paleta de complementos y reducirlos a unos 20. No pedimos una equiparación a los casos máximos, sino a la media, y reclamamos un aumento de la masa salarial del 15%, de unos 500 millones», resume Francisco Camarillo, secretario de Acción Sindical de CSIF, quien denuncia que desde 2010 se ha reducido la masa salarial del Estado en 305 millones a causa de los recortes en las plantillas públicas, un 12% menos, lo que redunda en un ahorro de 1.657 millones en seis años.

Para abordar la equiparación salarial, el sindicato ha pedido una reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el de Interior, Juan Antonio Zoido, para tratar el caso específico de las instituciones penitenciarias. Hoy se encontrarán con el grupo parlamentario popular, tras haberlo hecho con PSOE y Podemos. Para principios de diciembre se verán las caras con Ciudadanos.

CSIF toma de base al personal al servicio de la Administración General del Estado y Justicia, que engloba a 230.000 efectivos. Sus cifras no incluyen, por tanto, a fuerzas armadas y cuerpos de seguridad, donde también se produce esta brecha salarial frente a comunidades y ayuntamientos.

De hecho, el sindicato de policías nacionales y guardias civiles, Jusapol, denuncia que un ertzaina cobra 2.530 euros al mes y un mosso, 2.444 euros. La diferencia con un policía nacional, que cobra 1.575 euros, es de 955 euros al mes que llegan a los 1.019 euros en el caso de un agente de la Guardia Civil (1.511). Una equiparación en tres años para este colectivo exigiría unos 1.500 millones, algo que Cs ve posible a razón de 500 millones más al año.