La buena relación entre paises favorecerá que las compañías notomen decisiones apresuradas
La buena relación entre paises favorecerá que las compañías notomen decisiones apresuradas - EFE

Las firmas españolas afrontan la crisis entre la confianza y la cautela

La petición de ayuda al FMI y el apoyo a Macri alejan cualquier movimiento apresurado

MadridActualizado:

La depreciación del peso argentino respecto al dólar y el pedido de auxilio al Fondo Monetario Internacional (FMI) mantienen expectantes a las empresas españolas que invierten en Latinoamérica. Grandes compañías financieras, de telecomunicaciones, energía, turismo, alimentación e infraestructuras, entre otras, miran con cautela lo sucedido en la últimas jornadas en Argentina y no han tomado decisiones drásticas en medio del vaivén de la política monetaria de ese país.

En diálogo con ABC, el investigador de la Cátedra de América Latina de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, José Luis Villegas, asegura que lo que más perjudica a las empresas españolas es la inflación y la devaluación del peso argentino. «Ante la posibilidad de repatriar el capital o de reinvertirlo, los altos indices de inflación resultan una baja en el negocio de las firmas. Y la devaluación genera una enfermedad general de la economía que lleva a un mayor peligro en el volumen de negocio», dice.

Según el especialista, la buena relación entre los gobiernos de España y Argentina de los últimos tiempos favorecerá para que las compañías no tomen decisiones apresuradas sobre sus inversiones. «Hablamos de Telefónica, Gas Natural, Banco Santander, BBVA, Día, Prosegur, Abertis, NH, Iberia y AirEuropa. Se trata de empresas fuertes y con alto volumen de negocio también en Brasil, Chile, Uruguay, México; saben muy bien el margen de riesgo que tienen, sobre todo en Argentina con su historia reciente de crisis económica», comenta Villegas. Además, el profesor estima que el gobierno argentino ha brindado seguridad jurídica y esto se traduce en tranquilidad para las grandes firmas.

Rescate fianciero

En opinión de Villegas, que el gobierno de Mauricio Macri haya solicitado un rescate financiero del FMI es un aliciente para las empresas españolas radicadas allí. «La llegada del organismo internacional le brinda garantía jurídica a las inversiones españolas», señala el experto. Si bien para el investigador es un problema grave que Argentina haya reconocido que necesita del FMI para evitar una crisis profunda, también califica como positivo que de ahora en adelante las decisiones del gobierno argentino esten respaldadas por los funcionarios del FMI.

Consultado por el carácter repentino de la depreciación de la moneda argentina, el representante de la Universidad Pontificia Comillas afirma que lo que más ha llamado la atención son las medidas que ha tomado el gobierno para frenar la subida del dólar. «En cierta forma ha sido una sorpresa. Por ejemplo, entiendo que Telefónica es una de las empresas que más expectante debe estar con toda esta incertidumbre». Según Villegas, en el caso de la compañia de telecomunicaciones habrá que ver cómo continúa con su idea inicial de colocar en bolsa un alto porcentaje de sus operaciones en Argentina. Y respecto a las empresas vinculadas al sector de la construcción, el gobierno argentino ha anunciado que hará un recorte del gasto público, tendrá que adaptarse a los cambios de planificación respecto a la inversiones en infraestructuras.

El especialista en América Latina ratifica que es un momento de transición y que resta esperar un tiempo prudencial para ver cómo se acomodan las cosas. Villegas opina que el peor de los escenarios para las empresas sería «regresar a un control de cambio». Y advierte sobre el daño que provocaría que el gobierno argentino se viera forzado a incrementar la carga impositiva a las empresas para responder a los requisitos que exige el FMI.

Por su parte, el economista argentino cercano a las políticas económicas del gobierno, Martín Tetaz, recalca que por el momento no hay ninguna restricción al movimiento de capitales ni a la remesa de utilidades. «No hay ningún perjuicio concreto para empresas españolas», asegura.

Mario Weitz, consultor del Banco Mundial, indica que si bien los grupos inversores le tienen simpatía a Macri y lo ven como a un líder confiable, la devaluación ha sido importante. «El escenario es negativo. Cuando inviertes y la moneda local se devalua, tus beneficios bajan. Creo que estarán expectantes», explica.