La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos rectifica una sentencia anterior - FOTOLIA

Estrasburgo condena que las empresas espíen los correos electrónicos de sus empleados sin aviso previo

El fallo dictamina que las autoridades rumanas «no han alcanzado un justo equilibrio entre los intereses en juego» y «no han protegido correctamente» el derecho del demandante

MADRIDActualizado:

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dado este martes su amparo a un trabajador cuya empresa leyó sus mensajes privados en su cuenta de correo electrónico del trabajo sin avisarle previamente. No obstante, el tribunal alega que la condena se basa en que el empleado en cuestión no era consciente de la supervisión de la gestión de sus cuentas de trabajo dentro del horario laboral. [Consulta aquí la sentencia del Tribunal de Estrasburgo -inglés] La sentencia hace referencia al caso de un ciudadano rumano que fue despedido de su trabajo diez años atrás por utlizar una cuenta del trabajo para enviar correos personales a sus familiares. La sentencia europea, contra la que no cabe recurso, dictamina que los tribunales rumanos no verificaron si el demandante había sido advertido previamente por su empresa de la posibilidad de que sus comunicaciones fueran vigiladas ni del alcance de esa supervisión.

El fallo concluye, por 11 votos contra seis, que las autoridades rumanas «no han alcanzado un justo equilibrio entre los intereses en juego» y «no han protegido correctamente» el derecho del demandante al respeto de su vida privada y su correspondencia. Este derecho a la intimidad de la vida privada y familiar y de la correspondencia está protegido por el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Los integrantes de la sala concluyen que las autoridades rumanas no evaluaron las razones que argumentaban la implementación de las medidas de vigilancia y si se podían haber llevado a cabo «medidas menos intrusivas» para la privacidad. «La Corte ha considerado, siguiendo las normas internacionales y europeas, que la advertencia de un empleador tenía que darse antes de que se iniciara la vigilancia, especialmente cuando se trata de acceder a los contenidos de las comunicaciones de los empleados», reza el fallo.

Comunicaciones «con fines personales»

El demandante, Bogdan Mihai Barbulescu, de 36 años, trabajó entre 2004 y 2007 en una empresa privada como ingeniero de ventas y sus superiores le pidieron abrir una cuenta de Yahoo Messenger como parte de su trabajo diario. Posteriormente, se le informó de que sus comunicaciones «habían sido vigiladas del 5 al 13 de julio» y de que habían comprobado que «había utilizado internet con fines personales». Entre las comunicaciones espiadas, había mensajes con su hermano y su novia «acerca de cuestiones personales como su salud o su vida sexual». Unos días después, la empresa le despidió «por infringir el reglamento interior que prohibía el uso de sus recursos con fines personales».

Los jueces han considerado ahora que los tribunales rumanos no protegieron la correspondencia privada de Bogdan Barbulescu porque su compañía no le había dado aviso previo de que se estaban vigilando sus comunicaciones.

Rumanía deberá abonar al demandante 1.365 euros en un plazo de tres meses por gastos judiciales y honorarios del trabajo.