Estas son las profesiones del futuro

En cinco años se crearán 1.250.000 millones de empleos netos relacionados con la digitalización

Actualizado:

De no poner remedio, en España faltarán científicos, informáticos, ingenieros y matemáticos en muy pocos años. Ya se está notando: cada vez son menos los alumnos matriculados en estos saberes. Son los conocidos perfiles STEM (el acrónimo en inglés de Science, Technology, Engineering y Mathematic), los más demandados ya por las empresas y que, además, cuentan con un futuro más que prometedor.Es decir, las organizaciones se rifarán a los que estudien estas carreras, porque serán un grupo de profesionales deficitario con respecto a las necesidades del mercado laboral, ya que se prevé que la generación de STEM disminuya en España en los próximos cinco años a un ritmo anual superior al 3%. Ellos son la fuerza motriz de esta revolución digital, robótica y tecnológica a la que asistimos.

Esta es alguna de las advertencias que contiene un informe elaborado por la consultora Randstad Research («La digitalización: ¿crea o destruye empleo») y que ha sido presentado esta semana en Madrid. Recoge este documento que en los últimos años el número de estudiantes matriculados en estas carreras ha descendido en más de 65.000 alumnos, pasando de representar el 30% del total de universitarios al 26% este año. Pero es que el panorama pinta peor: hoy son 69.113 y en 2021 serán 57.663.

Hay un factor demográfico que explica esta disminución: la reducción del número de efectivo en las generaciones actuales y en las venideras. Pero también existe un factor personal: el poco atractivo que tienen estas carreras para los estudiantes. Son saberes que, además, tampoco se fomentan ni estimulan desde la escuela ni desde los institutos.

Empleo tecnológico

Este fenómeno convierte a España en uno de los países más amenazados por déficit de talento. Incluso nos encontramos por detrás de otros países de nuestro entorno en porcentaje de empleos tecnológicos. Eso sin contar que «entre 2020 y 2030 la demanda de talento va a ser mayor y nuestro país tendrá que competir con el mundo desarrollado por cubrir esa brecha, tendrá que hacer lo posible por atraer ese talento», afirma Valentín Bote, director de Randstad Research. Hay países generadores netos de talento como India, China, Sudáfrica y Brasil. Pero Europa (excepto Suecia, Gran Bretaña y Francia), Japón, Corea del Sur, Canadá y Estados Unidos son demandantes. Las diferencias se aprecian incluso dentro de un mismo país. Por ejemplo, en España, Madrid y País Vasco son las regiones con una proporción de empleo de alta tecnología mucho mayor al resto.

«La demanda de perfiles STEM aumentará un 14% anual hasta 2020»

No hay marcha atrás. «La demanda de perfiles STEM aumentará un 14% anual hasta 2020», asegura Bote. «Estos profesionales entrarán a formar parte de sectores productivos que no parecen los suyos». Es decir, especializarse en conocimientos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas tendrá aplicación en cientos de procesos y sectores económicos. Como ejemplo, Bote explica: «Un robot será diseñado por profesionales puramente STEM, pero de su construcción, mantenimiento... se encargarán otros. Y aquí se abre la puerta a los estudiantes de Formación Profesional. Los perfiles STEM permitirán, además, adaptarse a profesiones y empleos que ni siquiera ahora conocemos».

De hecho, ya existen evidencias de que el futuro es para este tipo de profesionales: hoy día especialistas en Big Data, seguridad informática, diseño de aplicaciones, mantenimiento de redes, cloud computing, robótica, mecatrónica e ingeniería industrial tienen paro cero.

Las previsiones de Randstad anuncian que en los próximo cinco años se crearán 1.250.000 de empleos netos en España vinculados a actividades STEM. Pero no todos serán puramente STEM. Es decir, 390.000 sí; 689.000 serán empleos inducidos que darán soporte a los STEM y 168.000 serán empleos indirectos (relacionados con el crecimiento de la demanda interna de consumo,ocio, sanidad...).

Muchas cosas tienen que cambiar para adaptarse a la vertiginosa digitalización y robotización que se está produciendo. Uno de los cambios debe ser incluso en la mentalidad. El informe de Randstad dice que ya no sirve pensar en sectores industriales, no industriales, de servicios... A partir de ahora hay que hablar de tareas rutinarias o no. Las primeras podrán ser automatizadas o llevadas a países con salarios más bajos. Sin embargo, resultará muy difícil que los robots realicen tareas no rutinarias. Ahí es donde está el filón para el empleo.

Competencias solicitadas

A partir de ahora también se funcionará por competencias y habilidades. Las que se supone serán más demandadas en 2020: resolución de problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, inteligencia emocional, toma de decisiones, flexibilidad cognitiva, capacidad de negociación...

Con todos estas conclusiones, Randstad Research da las pistas de cómo serán los perfiles demandados en el futuro. Y establece seis categorías: el 38% serán los «knowledge workers», profesionales altamente cualificados, difícilmente sustituibles por una máquina; el 35% líderes con múltiples habilidades para dirigir cambios en las organizaciones e innovar; el 18% trabajadores técnicos con formación especializada para desarrollar funciones específicas; el 5% operarios que no requieren habilidades ni conocimientos muy específicos y desempeñarán actividades poco cualificadas; el 3% especialistas en oficios, con conocimientos específicos para realizar ciertos oficios o profesiones, y el 2% especialistas en tareas repetitivas, usarán la información pero no generan ideas o conocimiento.

Las carreras con futuro

Estudiar ciertas carreras significa tener trabajo garantizado. Por ejemplo, la demanda de profesionales con carreras de Física y Matemáticas supera a la oferta que hoy existe en el mercado laboral español. Las empresas se los rifan. También tienen gran empleabilidad las ingenierías. La automatización de los procesos en la industria está generando nuevas oportunidades para ingenieros industriales y especialidades en Ingeniería en Automatización, Electrónica, Robótica y Mecatrónica. La Ingeniería Informática y en Telecomunicaciones también tiene grandes posibilidades. Desarrolladores de software y de apliaciones para dispositivos portátiles, especialistas en Big Data, programación... Un sector que también absorbe carreras como Matemáticas, Física y Estadística. Medicina, Farmacia, Biotecnología cuentan también con demanda al igual que Biología y Óptica y Optometría. Fuera de los perfiles STEM, la banca busca profesionales relacionados con fiscalidad. Y está altamente valorado la doble licenciatura en ADEy Derecho.