Kevin Bandy, CDO de Cisco
Kevin Bandy, CDO de Cisco - ABC

Estas son las empresas españolas que mejor se han adaptado a la revolución digital, según Cisco

El Chief Digital Officer de la multinacional tecnológica, Kevin Bandy advierte de que las compañías deben su manera de operar para sobrevivir en la cuarta revolución industrial

Actualizado:

Las grandes empresas están incorporando a perfiles digitales en sus cúpulas directivas para afrontar los cambios del mercado en el futuro. Un ejemplo de este nuevo modelo laboral está representado por el «Chief Digital Officer» (CDO), un puesto necesario incluso en las multinacionales más tecnológicas por la urgencia de reinvención actual que afecta a todos los sectores. Para hablar de las funciones de estos nuevos cargos nacidos al calor de la cuarta revolución industrial y de los cambios que acarreará la digitalización de la economía, hablamos con Kevin Bandy, vicepresidente y CDO de Cisco. Esta empresa, que se dedica a la fabricación de equipos de telecomunicaciones, fue fundada en 1989 en San Francisco y registró un beneficio de 2.034 millones de euros en el primer trimestre de su último ejercicio fiscal.

El CDO, según palabras Bandy, debe «liderar los esfuerzos de crecimiento de la rama digital de la compañía trabajando para que abarque de manera interfuncional a toda la organización con el objetivo de diseñar e implementar un modelo integral que ofrezca una cartera de soluciones y servicios en las diferentes formas que quieren consumir los clientes». «Como CDO de Cisco tengo todo el foco puesto en capacitar a mi compañía y a nuestros clientes para acelerar la digitalización de nuestros negocios, países y ciudades», añade Bandy.

Sin embargo, Bandy advierte de que ser digital no solo tiene que ver con la tecnología, sino que requiere que las compañías revisen su manera de operar para «ofrecer nuevos valores a sus clientes y consumidores a través de una innovación más rápida y con mayor eficiencia». La clave para sobrevivir a la transformación que se avecina reside en la velocidad de adaptación. Las nuevas oportunidades aparecen y desaparecen rápido y por ello, las compañías necesitan ser suficientemente ágiles para reiventar sus negocios y modelos de operación. «Nuestras investigaciones han demostrado que los agentes 'disruptores' más exitosos son aquellos capaces de mudarse a mercados nuevos cuando sienten la oportunidad.», explica.

Dentro de Cisco, la digitalización también está en marcha en base a cuatro pilares que abarcan la interrupción y el cambio; la innovación de su modelo de negocio; la transformación de la plantilla, procesos y sistemas para ganar agilidad y por último, abordar cómo se permtir a los clientes ejecutar su modelo comercial y el cambio de modelo operativo. Además, desde Cisco apuestan por la simplificación, los datos, el servicio continuo y la seguridad de los sistemas.

Entre las últimas novedades que Cisco ha incorporado a su empresa, su «Chief Digital Officer» subraya su nueva e intuitiva red de trabajo con el fin de adaptarse al uso de terminales móviles y aplicaciones en la nube, entre otras tendencias. «El modelo de red tradicional no encaja en la era digital», asevera Bandy.

Bandy cree que aumentar la seguridad se convertirá en un servicio imprescindible. «A medida que los datos se convierten en el activo más estratégico de cualquier empresa o país, la capacidad de protegerlos y actuar en consecuencia será vital para las empresas en el futuro. Debido a estos desafíos, las empresas necesitan una nueva red que sea muy simplificada y más segura. Y eso es lo que ofrece Cisco con The Network Intuitive», asevera Bandy.

El reto de la formación

La tecnología, tal y como han puesto de manifiesto varios informes,, cambiará dramáticamente el trabajo tal y como lo conocemos, recuerda Bandy. «Algunos trabajos son ciertamente más susceptibles de ser automatizados como los del sector manufacturero, la agriculatura, el transporte, los grandes almacenes e incluso la venta al por menor. Pero, al igual que en otras revoluciones, la tecnología también creará nuevas oportunidades para los trabajadores aunque elimine algunos empleos tradicionales», augura Bandy.

«Estas nuevas oportunidades se centrarán principlamente áreas como la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (Stem). La gran pregunta es cómo formar a estos trabajadores con las habilidades que necesitarán. Muchos de los trabajadores del futuro vendrán de centros de formación profesional y aprendizaje y otroas acedemias no tradicionales», añade.

En este sentido, recuerda que Cisco colabora para formar la fuerza del trabajo del mañana con una academia con un programa de educación de habilidades técnicas dirigida a instituciones e individuos que en los últimos 20 años ha contado con 7,8 millones de estudiantes en 180 países.