Los grandes consumidores industriales de energía renovable esperan un movimiento legislativo
Los grandes consumidores industriales de energía renovable esperan un movimiento legislativo - EPA

España ultima compensar a la gran industria por el uso de renovables

Las empresas asisten desde este lunes a la Conferencia de la ONU sobre Clima

MADRIDActualizado:

Una de las novedades que va a traer la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que se está tramitando en estos momentos en España es que hay muchas posibilidades de que haya una compensación para los grandes consumidores por el coste de las renovables, la denominada industria electro-intensiva, tal y como ocurre en otros países de nuestro entorno.

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, aseguró hace solo unos días que «el Ministerio de Energía prepara una nueva normativa en la que regulará las compensaciones a la gran industria por el uso de las renovables, con el fin de generar un marco estable que dé continuidad a estas ayudas ya establecidas en los Presupuestos Generales del Estado de 2017 y, sobre todo, en cumplimiento de la normativa comunitaria».

La idea del Gobierno es ofrecer un esquema en línea con la mayoría de los países de nuestro entorno, Francia y Alemania entre ellos, que también dan ayudas a su gran industria, tal y como lleva años reivindicando Teresa Rasero, presidenta de la Asociación de Empresas de Gran Consumo de Energía (AEGE). El mensaje de fondo de la gran industria pesada es que si se logra que España tenga un suministro estable y competitivo se estarán reforzando las bases de una España industria fuerte y competitiva.

Comienza la negociación para aplicar los acuerdos del clima de París

Al mismo tiempo, el Gobierno quiere aprovechar la oportunidad que brinda la mencionada ley para reforzar los mecanismos de interrumpibilidad del servicio de energía eléctrica. Esta fórmula, establecida en 2014 a partir de la reforma energética, establece un sistema de subastas entre la gran industria para compensar parones en la producción, y por tanto de consumo eléctrico, en momentos de saturación del sistema por elevada demanda. La próxima subasta cubrirá un periodo comprendido entre el 1 de enero y el 31 de mayo.

La idea del Ejecutivo, según Navia, es «incrementar el recurso a la interrumpibilidad frente a otras opciones cuando sea más barata que la energía terciaria para evitar subidas en el precio de la electricidad, como sucedió hace unos días». Este asunto ha sido enviado por el Ministerio de Industria a consultas en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Hasta ahora era difícil utilizar la interrumpibilidad por cierto criterio económico puro, pero con la modificación que se va a introducir se va a poder usar más para gestionar el sistema de la manera más eficiente.

Estos planes se suman así a los que planteó el Gobierno a principios de año en relación con el precio del gas, que por aquel entonces impactó también de manera considerable en el precio de la luz. La idea es analizar el funcionamiento en otros mercados para definir el nivel de liquidez necesario para mejorar su funcionamiento, para lo que se hará la correspondiente consulta también a la CNMC.

Por otra parte, alcanzar el mejor «mix» energético tanto en España como en el resto de países del mundo, con claro predominio de la producción de energía de base renovable, será analizada desde mañana en la ciudad alemana de Bonn, en el marco de la 23 Conferencia de las Partes (COP)que se celebrará hasta el día 17.

Elvira Carles, directora de la Fundación Empresa & Clima, considera que «la negociación de Bonn se centrará en elaborar las directrices que nos permitan aplicar las disposiciones del Acuerdo de París y que deben estar terminadas antes de 2018. La agenda de temas a tratar son los relacionados con transparencia, adaptación, mitigación, reducción de emisiones, financiación y creación y transparencia de capacidad, así como de tecnología».