JAIME GARCÍA

La derogación de la reforma laboral, la primera promesa «rota» de Pedro Sánchez

La reforma del mercado de trabajo de 2012 ha sido uno de los caballos de batalla en las dos etapas al frente del PSOE del ahora presidente del Gobierno, antes de su acceso a La Moncloa tras una moción de censura

MadridActualizado:

Al exalcalde de Madrid, Enrique Tierno Galván (1979-1986) se le atribuye aquello de que «las promesas electorales están para no cumplirse». Una frase que muchos políticos en España parece haberse tomado al pie de la letra, y que el refranero español- siempre rico- también ha dedicado una de sus mejores sentencias: «No es lo mismo predicar que dar trigo». En un dilema parecido parece encontrarse el nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien en la oposición convirtió la reforma laboral de 2012 en uno de sus principales caballos de batalla. Sin haber cumplido 10 días en La Moncloa, la nueva titular de Trabajo Magdalena Valerio reconocía las dificultades para derogar esta norma, «porque sabemos qué peso parlamentario tenemos». ¿Promesa rota? ¿Pragmatismo? Juzguen ustedes mismos...

«La primera medida que tomará el próximo Gobierno socialista será derogar la reforma laboral de Rajoy, para recuperar cuanto antes los derechos de los trabajadores», una de las primeras declaraciones del nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, un lejano 15 de julio de 2014.

«Lo primero que hará el PSOE es derogar la reforma laboral y también la Ley de la Administración Local», así se pronunció el secretario general del PSOE el 21 de marzo de 2015 en su primera etapa al frente del PSOE.

Palabra de programa electoral

«Los y las socialistas derogaremos con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP, que estableció un modelo de empleo precario, de bajos salarios, de despidos baratos y un sistema de relaciones laborales sin equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios», página 122, «El cambio que une»: Programa electoral socialista para las elecciones generales de 2015.

«Los y las socialistas derogaremos con carácter inmediato toda la reforma laboral del PP, que estableció un modelo de empleo precario, de bajos salarios, de despidos baratos y un sistema de relaciones laborales sin equilibrio de poder entre trabajadores y empresarios. Un modelo que ya ha sido desautorizado en muchos de sus contenidos por la jurisprudencia del Tribunal Supremo», Programa electoral para las Elecciones Generales del 26 de junio de 2016.

«Junto a las medidas de carácter urgente para restablecer los derechos perdidos de los trabajadores y el equilibrio en la negociación colectiva,[...] el nuevo gobierno impulsará un proceso de negociación entre los principales interlocutores sociales, que culmine en el plazo de un año con la aprobación de un nuevo Estatuto de los Trabajadores», página 22, «Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso» PSOE-Ciudadanos.

Cara a cara con Rajoy

«Vamos a derogar su reforma laboral señor Rajoy», le espetó a su antecesor durante el cara a cara televisivo que protagonizaron el 14 de diciembre de 2015 en plena campaña para las generales del 20 de diciembre de ese año.

«Mientras Rajoy lo único que hace es intentar sumar escaños para perpetuarse en el poder, nosotros vamos a hablar de las políticas progresistas, si así lo quieren el resto de partidos de izquierdas. Se trataría de un Gobierno que derogue la reforma laboral, que apruebe un nuevo estatuto de los trabajadores, que reconstruya el Estado del Bienestar y que limpie la corrupción del PP», declaraba Pedro Sánchez el 18 de enero de 2016 en una visita a la pedanía murciana de Cabezo de Torres.

Nuevo Estatuto de los Trabajadores

Sánchez también se reafirmó el pasado 1 de mayo de 2017 en Lérida en su compromiso para aprobar «un nuevo estatuto de los trabajadores que derogue la reforma laboral».

En una línea igual, se pronunciaba el 1 de mayo de este año, un mes más tarde era Presidente del Gobierno tras una moción de censura :