Yacimientos de BP en el Mar del Norte
Yacimientos de BP en el Mar del Norte - EFE

¿A qué se deben los vaivenes del precio del petróleo de los últimos días?

El fracaso de la reunión de Doha dio lugar a una caída del importe del crudo durante la jornada de ayer

MADRIDActualizado:

Las conversaciones entre los principales exportadores se rompieron en la noche del domingo después de que Irán se negara a rebajar su cuota. El régimen de Teherán rechaza limitar sus exportaciones justo cuando acaba de iniciar su apertura económica tras el acuerdo con EE.UU. por el que el país persa limita su programa nuclear. Mientras tanto Arabia Saudí es el principal promotor de una estrategia que pasa por mantener los precios bajos del oro negro para contener la expansión del crudo no convencional en Norteamérica (extraído mediante la técnica del «fracking»).

Los expertos veían con optimismo la posibilidad de un pacto en el encuentro en Qatar, pero el «no» de Arabia Saudí y otros países del Golfo Pérsico a firmar un documento que no estuviera suscrito por Irán hizo descarrilar las negociaciones.

El fracaso de la reunión de Doha para congelar la producción de crudo arrastró a la baja el precio en la sesión de ayer, si bien, finalmente, acabó en falsa alarma. El barril de Brent, referencia en Europa, se desplomó durante el inicio de la jornada un 6% con respecto al cierre del pasado viernes hasta el entorno de los 40 dólares. Horas después, al cierre de los mercados, el crudo moderó su descenso, al restar un 0,44%, para situarse en 42,91 dólares por barril. Por su parte, el petróleo Texas, referencia en EE.UU., se estabilizó en los 39,78 dólares (-1,44%) tras haberse precipitado durante la mañana hasta los 37,61 dólares.

En primer lugar, el fallido intento de lograr un pacto pone de relieve las dificultades de los principales exportadores para lograr convencer a Irán de que restrinja sus ventas al extranjero. De hecho, la senda que está siguiendo la república iraní es, precisamente, la opuesta: ha elevado su producción de hidrocarburos en más de 400.000 barriles diarios, hasta 3,3 millones, su producción desde el pasado mes de diciembre.

«Vamos a ver una debilidad a corto plazo en el mercado, hasta que se digiera el resultado de Doha», comentó a Efe el analista Richard Mallinson, de la firma Energy Aspects, quien puntualizó que la evolución de los precios en los próximos días «dependerá en gran medida de las noticias que lleguen de Kuwait».

El descenso del precio se vio contrarrestado por la huelga de la compañía de petróleo de Kuwait (KOC), que ha recortado a 1,1 millones de barriles diarios (frente a los habituales de 3 millones de barriles al día) por la huelga indefinida que ha iniciado su plantilla.

En realidad, el mercado daba por descontado que Irán no se sumaría al acuerdo. En numerosas ocasiones había descartado su inclusión. «En términos reales de oferta y demanda esto no cambia mucho. Irán nunca se planteó unirse a la congelación y es el único país del grupo que probablemente incrementará su producción durante este año», explicó Mallinson. «Aun así, el mercado tenía la expectativa de que se llegaría a un acuerdo y la promesa de volverlo a intentar en un par de meses es un mensaje bastante negativo sobre la habilidad del grupo de productores para trabajar de forma colectiva», concluyó.