Economía

¿Cuánto ha subido el IBI mi ayuntamiento durante la crisis?

Los ingresos por este impuesto alcanzaron el año pasado los 12.511 millones un 1,1% más que en 2014 y un 71% por encima de lo que suponía en el año 2007

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) nunca ha conocido la burbuja inmobiliaria. Desde que estalló la crisis, el valor de la vivienda se ha depreciado de media más de un 30% entre 2007 y 2015 a lo largo del territorio. Sin embargo el IBI, que grava la propiedad inmobiliaria, no ha dejado de engordar su recaudación año a año. Entre 2007 y 2015 sus ingresos aumentaron un 71%hasta los 12.511 millones de euros frente a los 7.316 millones de 2007 o los 8.073 que sumaba la contribución urbana y rural en 2008. Así lo recoge el último dato de cuota líquida del Catastro, al que después se le suman las diputaciones forales -País Vasco y Navarra no están incluidas en el cálculo-. Por ello, la recaudación total incluyendo los municipios de ambas regiones habrá superado los 13.000 millones, como ya hizo en 2014. [En el mapa superior puede consultar la variación de recaudación desde 2008 a 2015 municipio por municipio]

Tras las elecciones municipales de mayo de 2015, el año pasado el IBI volvió a anotarse otra subida y aumentó su recaudación un 1,1%, con 101 millones más que en 2014. Al añadir los datos facilitados por la diputación de Vizcaya, los 7.525 municipios incluidos en el cálculo elevaron sus ingresos un 9,1% de media entre 2014 y 2015.

Entre las capitales de provincia y ciudades autónomas, las que más aumentaron su recaudación por IBI el último año fueron Jaén (los subió un 11%), Ceuta (10%), Soria (7,89%) y Barcelona (7,73%). Frente a estas subidas de impuestos, la mayor parte de grandes ayuntamientos mantuvieron el tributo sin cambios (Madrid congeló su tipo el año pasado y la recaudación apenas subió un leve 0,2%). [El mapa inferior recoge cómo ha evolucionado la recaudación en el último año]

La tendencia fue bastante diferente durante la crisis. De los más de 7.500 ayuntamientos contemplados solo 105 redujeron su recaudación entre 2008 y 2015. Entre las capitales de provincia, Ceuta fue la que más subió sus ingresos por IBI con un 152% durante la crisis, seguida de Cuenca (101% de subida), Soria (95%), Guadalajara (92%), Ávila (82%) o Toledo (mismo porcentaje). Madrid es la ciudad de España que más IBI recauda con un 10% del total de los ingresos (1.247 millones de euros el año pasado, un 70% más que en 2008). Le sigue Barcelona (656 millones), Valencia (204 millones, un 19,8% más), Sevilla (158, un 15% por encima de 2008), Zaragoza (151, un 44% más), Marbella (123 millones, un 68% más), Murcia (117, y otro 68% de alza) y Málaga (116 millones, un 27,8% de aumento).

Subidas del 3000%

Al analizar el conjunto de los ayuntamientos españoles, Cobisa (Toledo) es el consistorio que más subió el IBI a sus más de 4.000 habitantes durante la crisis a la vista de su recaudación, que engordó un 3006%: si en 2008 ingresaba 32.291 euros por este impuesto, en 2015 cerró con 1.003.211 euros. Cada una de las 2.599 viviendas en propiedad del pueblo toledano paga una factura media de 385 euros. El particular ranking de subidas lo completan El Gordo (Cáceres), con un alza del 1883%, Guadalix de la Sierra (Madrid), con una subida del 1413%, Boadella i les Escaules (Gerona) con un 985% más, Enguídanos (Cuenca) con un aumento de ingresos del 942% y Tudanca (Cantabria) con un 770% de incremento.

El aumento espectacular de los ingresos por IBI en este periodo de crisis no solo se explica por las subidas constantes de tipos por parte de los consistorios. A ello se le sumaror las revisiones de los valores catastrales que se han dado en los últimos años. Si bien teóricamente las actualizaciones se realizan cada diez años, el 47% de los valores catastrales en 2012 eran anteriores a 2002 (un 9,4% se remontaban más atrás de 1994). Por ello la mayor parte de las revisiones en los últimos años han elevado el valor y, por tanto, el impuesto a pagar.

El IBI depende de varias variables. Por un lado está el tipo que deciden los ayuntamientos pero también depende del valor de las viviendas, que debe calcular el Catastro a petición de los propios municipios a los que les interesa hacerlo si son valoraciones antiguas, ya que eleva la base por la que se calcula la cuota de IBI y de otros impuestos locales como el de plusvalía municipal. A la hora de revisar, Hacienda concede prioridad a las valoraciones más antiguas.

Esta actualización es constante. En los Presupuestos Generales del Estado de 2016, Hacienda preveía elevar los valores catastrales de 14 millones de inmuebles entre 2015 y este año, así como reducirlo a otros tres millones de casas que contaban tasaciones de la época de la burbuja.

Fin al recargo de 2011

Junto a estos planes, este año ha entrado otra novedad en vigor. El Ejecutivo de Rajoy ha puesto fin al recargo del IBI que aprobó a finales de 2011 de forma temporal, y que mantuvo desde entonces. Esta subida elevó entre un 4% y un 10% -en función del año en que se hizo la última revisión del valor catastral- el IBI para los valores por encima de la media. Los municipios estaban obligados entonces a aplicar (y recaudar) la subida. Para este año podrán eliminar el recargo o mantenerlo, según elijan.

Parte de la buena salud de la recaudación del IBI durante los peores años de la crisis explica la favorable evolución presupuestaria de los municipios, que desde 2012 se han convertido en la única administración en superávit.

El IBI es la joya de la corona de las cuentas locales. Supone algo menos de un tercio de los ingresos de los municipios y es el impuesto más estable y contracíclico del sistema tributario español. De hecho, pese al estallido de la burbuja inmobiliaria, el número de viviendas en propiedad y bienes inmuebles no ha dejado de crecer. En 2007 sumaban 31,6 millones de recibos, en 2015 alcanzaron los 37,3 millones, un 14% más.

Este aumento constante de la propiedad inmobiliaria ha hecho que el IBI nunca haya bajado sus ingresos desde su creación a finales de los ochenta, según los datos de cuota líquida urbana del Catastro que se remontan a 1990. Si entonces ingresó 1.567 millones, cada año ha ido aumentando su peso en las arcas públicas hasta los más de 12.000 millones actuales.

Frente a la estabilidad recaudatoria del IBI, los ingresos de tributos ligados a la compraventas de viviendas como Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados se han desplomado durante la crisis, para escarnio de las comunidades autónomas.

En la media europea

¿Recauda mucho o poco el IBI si se compara con sus equivalentes europeos? España se sitúa en la media de la UE, al ingresar un 1,2% del PIB por este concepto en 2014, según Eurostat. Francia (un 2,6%), Grecia (1,8%) o Italia (1,5%) encabezan el ranking de ingresos sobre la propiedad inmobiliaria.

La estadística del Catastro, además, ofrece la presión fiscal que ejerce el IBI sobre los españoles. En 2008 el pago de este impuesto suponía una carga equivalente al 0,81% del PIB. Como los ingresos no dejaron de crecer mientras la economía se embarcaba en una recesión de varios años, en 2013 la carga fiscal tocó techo, en el 1,3%, tras varios ejercicios en los que subión ininterrumpidamente. En 2014, debido al crecimiento de la economía, volvió a bajar al 1,27%. Como fuere y a la vista de sus ingresos, pase lo que pase con la economía el IBI siempre sube.

Toda la actualidad en portada

comentarios