Economía

¿Cuánto ahorramos realmente con el cambio de horario?

Los relojes se adelantarán una hora el próximo domingo para poder aprovechar mejor la luz natural del sol

A las 2.00 serán las 3.00 en la madrugada del domingo 26 de marzo
A las 2.00 serán las 3.00 en la madrugada del domingo 26 de marzo - FOTOLIA
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

Los relojes se adelantarán una hora el próximo domingo 26 de marzo para dar la bienvenida al horario de verano con el objetivo de aprovechar mejor la luz natural. Así, a las 2.00 de la madrugrada serán las 3.00 y veremos anochecer más tarde. Ante los trastornos que conlleva la modificación de nuestras pautas horarias, muchos españoles se plantean si realmente esa medida tiene alguna utilidad.

El cambio de hora es una respuesta a una directiva europea de obligado cumplimiento y con carácter indefinido que entró en vigor en enero de 2001 y que fue aplicada al ordenamiento jurídico español en marzo de 2002. No obstante, esta práctica ya comenzó a aplicarse en 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron llevarla a cabo para ahorrar en electricidad.

En la directiva se establece que este cambio debe llevarse a cabo por todos los países de Unión Europea el último domingo de marzo y el último domingo de octubre. De este modo, tanto las empresas como los ciudadanos pueden planificar y anticipar su actividad.

Pero, ¿qué ventajas tiene esta norma? El cambio de hora tiene impactos positivos sobre el ahorro, pero también sobre el transporte las comunicaciones, la seguridad vial, las condiciones de trabajo y la forma de vida, según se concluye de un estudio de la Comisión.

Por otro lado, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), considera que el el potencial de ahorro en iluminación en nuestro país puede llegar a representar un 5% del consumo, lo cual equivale a unos 300 millones de euros. De esta cantidad, 90 millones corresponden a los hogares y el resto, al sector servicios e industria.

No obstante, desde IDAE aconsejan que para alcanzar este ahorro, los hogares deben adecuarse a un comportamiento responsable para prescindir la iluminación artificial cuando no es necesaria y utilizar tecnologías de ahorro en los edificios de las empresas y fábricas. .

Toda la actualidad en portada

comentarios