Economía

El crudo ahoga a las petroleras y da alas al transporte

El precio del petróleo ha caído un 34% en 2015, lo que ha lastrado los resultados del sector entre un 50 y un 95%

El crudo ahoga a las petroleras y da alas al transporte
J. GONZÁLEZ / L. M. ONTOSO Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

El fuerte descenso de la cotización del petróleo en los mercados durante los últimos meses está beneficiando a muchos sectores de nuestra economía y perjudicando a otros. Entre estos últimos se encuentran las propias compañías petroleras y las empresas de bienes de equipo.

Y es que las principales petroleras vieron reducidos sus beneficios del tercer trimestre del año pasado -últimos datos oficiales conocidos- entre un 50 y un 95%, lo que las ha obligado a rebajar de forma notable sus inversiones, a recortar sus plantillas y a vender activos. La cotización de Repsol, por ejemplo, ha caído un 25% en el último mes. La compañía que preside Antonio Brufau va a suprimir 1.500 empleos en todo el mundo y ha anunciado unas desinversiones de 6.200 millones de euros. Conoco Philips recortará 1.800 puestos de trabajo y Chevron otros 7.000. ExxonMobil, la mayor petrolera privada del mundo, ganó un 50% menos en el tercer trimestre de 2014 y su cotización ha caído un 7% en las últimas semanas.

Los analistas temen que estos recortes en inversiones, plantillas y venta de activos no sean suficientes si el crudo sigue en caída libre y temen que el siguiente paso sea el descenso o incluso la supresión de los dividendos, cuestión esencial en estas compañías, que cuentan con decenas de miles de pequeños inversores. Y no solo estos. Para Sacyr, que posee el 8,7% de Repsol, el dividendo de esta petrolera es una importante fuente de ingresos. El año pasado por estas fechas cobró casi 58 millones de euros por este concepto.

El «salvavidas» del refino

De momento, el contundente incremento de los márgenes de refino (la diferencia entre el coste de la materia prima y los precios de venta de los productos refinados, como los carburantes) está amortiguando el recorte de los beneficios de las petroleras.

Estas también se están beneficiando de los menores costes de sus negocios de química, sector que también ha aumentado sus márgenes.

Además, con los actuales precios del petróleo se hacen inviables los proyectos, de momento poco numerosos, de «fracking» en España, ya que para que esta industria sea rentable necesita que el crudo esté por encima de los 50 dólares el barril.

Por su parte, las empresas españolas de bienes de equipo, que han construido decenas de refinerías, plantas químicas, oleoductos y demás instalaciones petroleras y gasistas por todo el mundo, son también de las más perjudicadas y han visto mermar su cartera de pedidos por el descenso de las inversiones. Técnicas Reunidas, uno de los líderes mundiales del sector que ha hecho centrales «llave en mano» para las principales petroleras, ha bajado un 16% en la Bolsa en el último mes.

La caída del crudo está frenando la construcción de nuevas instalaciones en todo el mundo, ya sean refinerías, centrales, etc..., proyectos que suelen liderar empresas españolas. No hay que olvidar que el sector de bienes de equipo es el que ha liderado las exportaciones de nuestro país, el principal motor de la recuperación económica.

En cuanto a los sectores más beneficiados por el abaratamiento del petróleo están las aerolíneas, las agencias de viaje, el turismo en general, el transporte, la distribución y las industrias.

Ligado al transporte están los fabricantes de automóviles, ya que con unos carburantes más baratos, los ciudadanos utilizan más sus vehículos y se animan a comprar más coches. El gasóleo, combustible que utiliza el 70% del parque automovilístico nacional, está en mínimos de hace seis años. La gasolina y, sobre todo el gasóleo, se venden ya a menos de un euro el litro en cientos de estaciones de servicio de nuestro país. Asimismo, se benefician las empresas de autopistas al aumentar el tráfico de vehículos por la red de nuestro país.

El sector de la distribución es otro de los que salen ganando. Los ciudadanos, al tener más dinero en sus bolsillos por el menor gasto en carburantes, aumentan el consumo de productos que no son de primera necesidad. Tiendas de ropa, de cosméticos y de electrónica registrarán importantes aumentos, según prevén los expertos. De hecho, son los sectores que más contratos han realizado durante las Navidades y las actuales rebajas.

Industrias

Las industrias que tienen un elevado gasto en energía ven reducidos sus costes de una forma notable. Aunque la mayoría utilizan el gas -ninguna utiliza el petróleo- en sus procesos productivos, como las siderurgicas, hay que recordar que la cotización del gas natural en los mercados internacionales va siempre ligada a la del crudo, por lo que también ha registrado un importante descenso en los últimos meses.

Toda la actualidad en portada

comentarios