Economía

Competencia plantea liberalizar por completo la telefonía móvil

El regulador propone dejar de obligar a Movistar, Vodafone y Orange a alquiler sus redes a los operadores «low cost» porque ya existe competencia sufiencie

El ingreso medio por línea móvil ha descendido en España desde 2008 un 30%
El ingreso medio por línea móvil ha descendido en España desde 2008 un 30% - ABC

El mercado español de las telecomunicaciones avanza hacia su completa liberalización. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha lanzado una consulta pública en la que propone desregular el acceso mayorista a la telefonía móvil. Esto eliminaría la obligación por la cual Movistar, Vodafone y Orange, las tres compañías del sector con redes móviles de su propiedad, tienen que alquilar a un precio razonable esa infraestructura a operadores sin red, los llamados operadores móviles virtuales (omv), como Carrefour Móvil, Eroski Móvil, Euskaltel y hasta ahora Masmóvil y Pepephone, entre otros.

El organismo regulador fijó en 2006 una regulación por la que impuso a Telefónica, Vodafone y Orange la obligación de dar «acceso razonable» a sus infraestructuras móviles a aquellas compañías sin red. Esta regulación abrió el mercado a otras empresas, propiciando la aparación de los operadores de bajo coste o «low cost» —hoy operan 30 en España—, que basaron su estrategia comercial en competir en precios.

De esta forma, la entonces Comisión de los Mercados de Telecomunicaciones (CMT) logró su objetivo de introducir más competencia en el segmento de la telefonía móvil para provocar un descenso de las tarifas. Los omv han alcanzado una cuota de mercado del 10% y la guerra de precios que llevaron a cabo, obligando a las grandes «telecos» a abaratar también sus tarifas, provocó desde 2011 un descenso en el ingreso medio por linea móvil del 30%. Ante este panorama, el organismo presidido por José María Marín Quemada considera que «el mercado de acceso a redes móviles tiende hacia la competencia efectiva y, en consecuencia, propone su desregulación», según ha explicado este viernes en un comunicado.

La propuesta de liberalización, que la CNMC quiere llevar a cabo en un plazo de seis meses, plantea la duda de si con esa desregulación los tres grandes operadores podrían negarse a dar acceso a los operadores virtuales para hacerlos desaparecer. El supervisor cree que ese riesgo no existe porque hay una competencia real entre Movistar, Vodafone y Orange por alquilar sus redes a terceros por los ingresos que les genera.

Además, y según explican fuentes del sector, con el proceso de consolidación que ha vivido el sector en los dos últimos años, y que ha provocado que los principales operadores alternativos —Jaztell, Simyo, Masmóvil y Pepephone— se hayan fusionado o hayan sido absorbido por «telecos» con redes propias, esa regulación es ya prácticamente innecesaria. Por ejemplo, Masmóvil, con la reciente compra de Yoigo, que tiene su propia infraestructura móvil, ya no necesita esa regulación para poder competir.

Toda la actualidad en portada

comentarios