25 Pesetas 1995. Se trata de la mítica moneda de «cinco duros» con un agujero en su centro, dedicada cada año a una Comunidad Autónoma. Los coleccionistas pagan por ella unos 100 euros en la actualidad
25 Pesetas 1995. Se trata de la mítica moneda de «cinco duros» con un agujero en su centro, dedicada cada año a una Comunidad Autónoma. Los coleccionistas pagan por ella unos 100 euros en la actualidad

¿Cómo distinguir entre las pesetas por las que se pagan 20.000 euros y las de calderilla?

Son muy pocas las monedas antiguas por las que los coleccionistas pujan a precios que pueden alcanzar esa cifra

Actualizado:

No todas las monedas de peseta alcanzan los miles de euros en el mercado del coleccionismo. Es muy escasa la probabilidad de encontrar en casa un antiguo metal cuyo valor sea superior al de la propia moneda. ¿Cómo distinguir una moneda histórica de la simple calderilla? Mariano Villafranca, propietario de la tienda de numismática El Galeón, y los coleccionistas José Ramos, Alfonso Moreno y Alfonso Palma, señalan algunas claves:

1. Son monedas muy específicas que no han circulado. Villafranca sirve de un ejemplo: una moneda de 300 euros acuñada en plata que pesa un kilo y se vende por 1.500 euros. Está dedicada a la historia del dólar. Cuenta Villafranca que ya ha vendido tres ejemplares. Algunas de las pesetas con más valor están dedicadas a eventos concretos, como las acuñadas con motivo de la III Exposición Nacional de Numismática.

2. Pertenecen a ediciones limitadas. Alfonso Palma hace referencia como muestra a las famosas monedas de oro de 100 pesetas acuñadas en 1897, en bajo el reinado de Alfonso XIII. Una serie de la que se conservan pocas monedas.

3. Elementos diferenciadores. Las monedas cuentan con signos distintivos que pueden servir para dilucidar entre un duro cualquiera y un auténtico tesoro. Por ejemplo, la inscripción E-87 diferencia a la peseta de la III Exposición Nacional de Numismática. Un 49 en el interior de una estrella marca las monedas de cinco pesetas de 1949, por las que según 'Foronum' y 'Todo Colección' se puede llegar a pagar 20.000 euros. En el caso de las monedas de Alfonso XIII, los detalles en el escusón de la Casa de Borbón pueden servir para distinguir un metal verdadero de una falsificación.

4. Estado de conservación. El aspecto de las monedas puede marcar su valor en subasta o de venta a coleccionistas. Sólo si se encuentran en óptimas condiciones de conservación pueden alcanzar precios altos.

5. Envoltorio. Y precisamente para preservarlas de agentes externos, quienes poseen alguna de estas monedas históricas no suelen dejarlas 'perdidas' en el fondo de un cajón o en un bolso antiguo. Dado que no son monedas comunes, suelen estar a buen recaudo en archivadores y estuches.