El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha defendido los cambios que introduce Mifid II
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha defendido los cambios que introduce Mifid II - BELÉN DÍAZ
XXV ENCUENTRO ABC DELOITTE DEL SECTOR FINANCIERO

La CNMV avisa del riesgo de una subida de tipos para la deuda y las inversiones de las familias

El presidenta del supervisor bursátil, Sebastián Albella, insta a transponer la normativa Mifid II

MADRIDActualizado:

El supervisor bursátil permanece vigilante ante la volatilidad y los riesgos que puedan afectar a la Bolsa y los mercados españoles y, en consecuencia, a los inversores, especialmente los pequeños ahorradores. «Nuestros mercados están expuestos a riesgos relevantes», ha dicho este martes el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, durante la clausura de la primera jornada del XXV Encuentro del Sector Financiero, organizado por ABC en colaboración con Deloitte y Sociedad de Tasación.

Albella se ha referido en concreto a una inminente subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE), posibilidad que se refuerza aún más ante la evolución al laza de los precios del petróleo. «Esperemos que no sea brusca, pero hay que advertir de los riesgos», ha dicho el supervisor, recordando que una subida del precio del dinero en estos momento elevaría la carga financiera de las familias y empresas endeudadas y reduciría el valor de las inversiones en renta fija. «Hay que permanecer vigilantes», ha reiterado.

Albella, que ha insinuado que en lo que va de año el furor por las criptodivisas como el bitcoin se ha enfriado, ha repasado durante su intervención las mejoras y novedades introducidas por la nueva normativa de instrumentos financieros, Mifid II, que según ha adelantado en el mismo foro el ministro de Economía, Román Escolano, se enviará al Congreso de los Diputados para su tramitiación el próximmo julio. La norma obliga, entre otras muchas cosas, a reforzar la información al cliente en el proceso de comercialización y a mejorar la formación del personal de venta. «Muy probablemente si el nivel de estos hubiesen sido mayores en los años anteriores a la crisis, los resultados de la comercialización hubiesen sido mejores», ha dicho.