EFE

Las claves de la propuesta de Empleo para calcular las pensiones

La opción de calcular la pensión con toda la vida laboral sólo sería aplicable a los trabajadores con largas carreras de cotización, que tengan derecho al 100% de la prestación

MadridActualizado:

Los trabajadores que en sus últimos años de vida laboral han sido despedidos o se han visto obligados a hacerse autónomos serán los beneficiados de una futura ampliación de los años que se tienen en cuenta para calcular la pensión. La medida anunciada por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, beneficiará especialmente a aquellos trabajadores que cotizaron a la Seguridad Social más al principio o a la mitad de su vida laboral que al final. Por ello la propuesta del Gobierno que estudia el Pacto de Toledo, de prosperar, sería de aplicación voluntaria y tendría un coste para las arcas públicas, pues persigue una mejora de las nóminas.

Según explicaron a ABC fuentes del Ejecutivo, la posibilidad de elegir entre la totalidad de la vida laboral o los últimos años de cotización -21 en 2018- solo la tendrían aquellos trabajadores con largas carreras de cotización, en concreto los que tengan derecho al cien por cien de la pensión. La comisión del Congreso también analiza la posibilidad de que estos trabajadores puedan descartar los peores años de cotización. No obstante, se trata de una propuesta que aún no está concretada.

El déficit de las pensiones se mantiene en el entorno de los 18.000 millones de euros. Enfrascados en peleas de partido, los políticos no están siendo capaces de pisar el acelerador y acordar medidas para reducir el agujero en las cuentas. El pasado año fue necesario un crédito de 10.000 millones para pagar las pensiones y en este ejercicio serán necesarios 15.000 millones más para afrontar las nóminas. El Fondo de Reserva no tiene fondos ya para pagar ni una paga extra entera.

Negociaciones bloqueadas

La ministra de Empleo confió en que el Pacto de Toledo pueda presentar sus conclusiones a lo largo de este ejercicio. Como avanzó este periódico los trabajos de la comisión comenzaron en noviembre de 2016, pero las negociaciones se bloquearon durante la primavera debido al proceso de primarias del PSOE y no se retomaron hasta la victoria de Pedro Sánchez. Sin embargo, cuando se puso blanco sobre negro y se intentó cerrar las recomendaciones antes de final del año, las posiciones encontradas lo impidieron. Luego llegó la situación en Cataluña, el referéndum ilegal y el diálogo fue misión imposible. El Gobierno perdió el apoyo clave del PNV para sacar adelante los Presupuestos de 2017, finalmente prorrogados, y la crispación política dejó en un segundo plano al Pacto de Toledo.

Fuentes consultadas por este diario aseguran que la comisión se ha marcado un plan de trabajo intensivo con el objetivo de presentar sus conclusiones en torno a la Semana Santa. La idea es que unas propuestas sean acordadas por unanimidad y otras tendrán que ser viables en función de los acuerdos o alianzas a los que lleguen los grupos. Así, las claves de la propuesta de Empleo son las siguientes:

-Respaldo a despedidos: Ampliar toda la vida laboral para el cálculo de pensiones es un respaldo a los trabajadores que en los últimos años de su vida laboral fueron despedidos o se vieron obligados a hacerse autónomos. Tuvieron una reducción en su cotización en estos últimos años que mermará su pensión.

-21 años para el cálculo: El pasado 1 de enero cambiaron los años que se tienen en cuenta para calcular la prestación, que ese año ha quedado fijado en 21 años. Desde 2013 se abrió un periodo transitorio hasta el 1 de enero de 2022 en el que el periodo de cotización exigido para calcular la pensión pasará de forma progresiva desde 15 años a 25 en 2022.

-«Enmienda Telefónica»: Los despidos de trabajadores de más edad durante la crisis fue un goteo. A la medida de apoyo a esos despedidos anunciada por Báñez se unieron otras como la «enmienda Telefónica», que obligaba a las empresas de más de 500 empleados a realizar aportaciones al Tesoro en despidos de mayores de 50 años.

-Otras medidas en estudio: Sobre la mesa del Pacto de Toledo también está planteado un destope de bases máximas de cotización; y lo más lógico es que las pensiones máximas suban en la misma proporción. No se entendería que se elevaran las bases máximas (3.751,2 euros mensuales) y, en paralelo, no aumentará la cuantía máxima (2.580 euros).