REUTERS

China se declara contraria a «cualquier tipo de proteccionismo»

Las empresas no nacionales que trabajan en este país critican que, mientras las autoridades chinas claman contra el proteccionismo fuera, imponen barreras a la inversión extranjera

PekínActualizado:

El Gobierno chino se ha declarado contrario «a cualquier tipo de proteccionismo», frente a la «tendencia antiglobalizadora» que se vive en algunos países como Estados Unidos.

Así lo señala el informe de trabajo gubernamental que presenta el primer ministro Li Keqiang en la apertura del plenario anual de la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo chino.

«Las puertas de China seguirán abriéndose cada vez más», remarca Li Keqiang en el mencionado documento, que señala que este país estará cada vez más involucrado en la gobernanza global.

En un momento en el que Estados Unidos vira hacia el proteccionismo, China apuesta por promover el libre comercio con su respaldo a iniciativas como la Asociación Económica Regional Integral (RCEP) para Asia Pacífico, frente a los interrogantes sobre la viabilidad de un TPP (Acuerdo Transpacífico) sin EE.UU..

«El crecimiento económico mundial sigue siendo débil y están creciendo tanto la tendencia antiglobalizadora como el proteccionismo», subraya el primer ministro.

Li considera que hay «mucha incertidumbre» sobre la dirección que tomarán las grandes economías y sus efectos de contagio, en aparente alusión, pero sin mencionar de forma específica, a las primeras decisiones de la Administración Trump o al «brexit».

«Los factores que podrían causar inestabilidad e incertidumbre se están incrementando notablemente», resalta, y sitúa la defensa de la globalización como una prioridad de su Gobierno durante este año.

«Los acontecimientos tanto dentro como fuera de China requieren que estemos preparados para afrontar situaciones más complicadas y graves», considera.

No obstante, las empresas extranjeras que trabajan en este país critican que, mientras las autoridades chinas claman contra el proteccionismo fuera, imponen barreras a la inversión extranjera en sus mercados domésticos.

Sin referirse directamente a las críticas, el primer ministro señala hoy QUE China «seguirá trabajando para ser el destino más atractivo para la inversión extranjera».