Estados Unidos ha abierto una investigación contra la aceituna española
Estados Unidos ha abierto una investigación contra la aceituna española - ARCHIVO

Bruselas respalda a la aceituna de mesa española frente a las acusaciones de EE.UU.

Un portavoz del Ejecutivo comunitario aseguró que la Comisión Europea «está interviniendo para defender los derechos de los productores españoles» tras las acusaciones de «dumping»

BruselasActualizado:

La Comisión Europea (CE) apoya a los productores españoles de oliva negra en la investigación abierta por el Departamento de Comercio de Estados Unidos para determinar si sus prácticas comerciales distorsionan la competencia, confirmó hoy a Efe un portavoz del Ejecutivo comunitario.

«Como siempre hacemos cuando un país extranjero abre investigaciones contra los productos europeos, la CE ha estado siguiendo de cerca los procedimientos anti-dumping y anti-subsidios de Estados Unidos contra las importaciones de aceitunas negras españolas y está interviniendo para defender los derechos de los productores españoles», indicó el portavoz.

La CE «se ha registrado como parte interesada» en estas investigaciones y está prestando a los productores españoles afectados «apoyo y asistencia» durante los procedimientos, añadió.

El portavoz explicó que Bruselas ha seguido el caso desde el pasado 21 de junio, cuando los productores de aceitunas de Estados Unidos (en su mayoría establecidos en California) presentaron una demanda al departamento de Comercio de EEUU para pedir el inicio de esas investigaciones.

El objetivo de la investigación estadounidense es determinar si las prácticas de los agricultores españoles vulneran las normas sobre competencia para, si así lo consideran esas autoridades, imponer eventualmente tarifas sobre las importaciones.

Fuentes comunitarias indicaron que la mayoría de los esquemas de apoyo comunitario, lo que incluye las ayudas en el caso de las olivas, se enmarcan en las medidas de la llamada «caja verde» de la Organización Mundial del Comercio, que no están ligadas a la producción y por tanto son neutrales con respecto al funcionamiento del mercado.

En ese contexto, consideraron que no deberían estar incluidos en una investigación sobre subsidios de la OMC ni ser objeto de medidas puesto que no distorsionan el mercado, no tienen efecto en la producción ni están dirigidos a productos específicos.