Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea
Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea - ABC

Bruselas eleva su previsión de crecimiento para España en 2016 y 2017 pero prevé más déficit

La Comisión Europea cree que el Gobierno se alejó de su meta de déficit durante el año pasado, con un 4,8%

MadridActualizado:

La Comisión Europea (CE) elevó este jueves una décima su previsión de crecimiento de la economía española tanto para este año como para el próximo, hasta el 2,8% y el 2,5% respectivamente, y ha empeorado sus estimaciones sobre el déficit.

Las previsiones macroeconómicas de invierno reflejan la preocupación de Bruselas respecto a la deriva del déficit público español, ya que apuntan a que el país se ha alejado aún más de cumplir su meta para 2015, con un 4,8%, y mantiene que la de este año la incumplirá con un 3,6% del PIB.

De esta forma, el Ejecutivo comunitario se reafirma en su advertencia a España de que, si no toma medidas, no logrará situar su desvío por debajo del límite del 3% marcado por las normas europeas hasta 2017, un año después de lo exigido.

Oficialmente, el Gobierno liderado por Mariano Rajoy, ahora en funciones, mantiene los cálculos que ha enviado a Bruselas tanto para el déficit como para el crecimiento, aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha vaticinado recientemente que la expansión este año llegaría a situarse en torno al 3,5 % del PIB.

En concreto, el Ejecutivo español cree que ha cumplido y cumplirá a rajatabla con la meta de déficit pactada para el pasado ejercicio, un 4,2%, y el presente, el 2,8%, cuando tendría que dar carpetazo al proceso por déficit excesivo que Bruselas mantiene abierto al país.

Discrepancias con Bruselas

El Gobierno español ha atribuido la discrepancia con Bruselas a las diferentes estimaciones de la tasa de crecimiento, en la que confía para estrechar el desvío, mientras Bruselas ha advertido de los «riesgos» que crean la «incertidumbre sobre el nivel de moderación de los gastos, principalmente a nivel de Gobiernos regionales».

Respecto al crecimiento, la Comisión Europea espera que éste modere su ritmo, pero se mantenga «robusto» hasta 2017, gracias al «desarrollo positivo del mercado laboral, la mejora del acceso de los negocios y los hogares al crédito, una alta confianza y los bajos precios del petróleo».

Pese a ello, los cálculos comunitarios se mantienen por debajo de los que baraja el Gobierno español en funciones: un 3% para este ejercicio -que la Comisión consideró «optimista» en su análisis del presupuesto español en octubre- y un 2,9% para 2017.

Riesgos

La CE ha considerado que los mayores riesgos que pueden afectar al crecimiento de la economía española surgen ahora de la incertidumbre política que rodea la formación de gobierno en el país.

En cuanto a la tasa de desempleo, Bruselas mejora en una décima sus previsiones para este año, al situarlas en el 20,4%, y para el siguiente, cuando augura un paro del 18,9%.

La Comisión espera que la inflación vuelva a terreno «ligeramente positivo a corto plazo, pero que se mantenga baja», con un 0,1 % este año y un 1,5 % el siguiente. La deuda pública tocará techo, según los cálculos de Bruselas, durante este ejercicio, al alcanzar un 101,2 %, aunque se mantendrá por encima del 100 % el próximo año con un 100,1 %