Bankia y BMN suman entre las dos un total de 2.530 oficinas - MAYA BALANYÁ / Vídeo: ATLAS

Bankia plantea 2.510 despidos para absorber BMN

La dirección del banco busca reducir un 14% la plantilla de servicios centrales y red comercial

MADRIDActualizado:

Bankia ha puesto ya sobre la mesa las cifras del ajuste de empleo que hará al absorber BMN. La entidad presidida por José Ignacio Gorigolzarri ha planteado este lunes a los sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de hasta 2.510 profesionales en los servicios centrales y la red comercial de ambas entides. Los representantes de los trabajadores ya han comunicado a la empresa que consideran excesivo el número de despidos planteados y tratarán de rebajarlos durante las negociaciones.

En concreto, el ajuste planteado por el banco afectaría a un total de 1.118 empleados de las 2.530 sucursales que suman Bankia y BMN, y a 817 de los servicios centrales de ambas entidades. El grueso de ese ajuste se dará en Madrid, la Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía, donde Bankia y BMN tienen más duplicidades. A ello hay que sumar que Bankia prevé dar de baja a otro 375 trabajadores que actualmente se encuentran en excedencia hasta el próximo 1 de enero por motivo de EREs anteriores o cedidos a otras filiales, y prevé una reducción de puestos fruto de la digitalización de 200 personas.

La reducción de empleo planteada en la segunda reunión con los sindicatos afectaría al 14% de la plantilla conjunta de ambos bancos, que suman 17.300 profesionales. «Estamos radicalmente en contra de este planteamiento empresarial. Nos mantendremos firmes en la búsqueda de soluciones que garanticen la mínima pérdida de empleo, medidas no traumáticas y por supuesto que cualquier medida sea voluntaria para el trabajador», ha manifestado UGT en un comunicado.

Los planes de Bankia pasan por cerrar un acuerdo de ajuste de empleo y oficinas de aquí al próximo mes de febrero para culminar cuanto antes la integración de ambas entidades, operación impulsada desde el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de cara a la privatización de ambos grupos bancarios, nacionalizados durante el rescate bancario de 2012. La fusión, según las cifras presentadas al anunciarse por el grupo, se traducirá en unas sinergias de costes de 155 millones de euros en tres años. El coste de la reestructuración, proceso en el cual se enmarca este ERE, ascenderá a 334 millones.