Sede de la EBA en Bruselas
Sede de la EBA en Bruselas - Efe

La banca española reduce sus peticiones de liquidez al BCE en enero

A cierre de 2017, la banca redujo considerablemente las solicitudes de fondos tras rebajarse la tensión en Cataluña

MADRIDActualizado:

La banca española redujo en enero sus peticiones de financiación a largo plazo al Banco Central Europeo (BCE), hasta 169.946 millones de euros, 499 millones menos que al cierre de diciembre.

No obstante, las entidades elevaron las sus peticiones de liquidez a corto plazo hasta 104 millones de euros, desde los 96 registrados el mes precedente, según los datos publicados hoy por el Banco de España.

A cierre de 2017, la banca redujo considerablemente las solicitudes de fondos a corto plazo tras rebajarse la tensión en Cataluña, después de que en octubre, tras el intento de referéndum del 1 de octubre, dichas peticiones llegaran a 4.271 millones.

Según los mismos datos publicados por el Banco de España, en el conjunto de países de la zona del euro, las peticiones de financiación a largo se redujeron un 0,24% en el primer mes de 2018, al sumar 760.639 millones de euros. De la misma manera, la liquidez a corto solicitada cayó hasta 2.657 millones de euros, frente a los 2.992 millones de diciembre.

Asimismo, las entidades españolas elevaron en enero sus adquisiciones de deuda pública y bonos de bancos, como parte del programa de estímulo de la economía europea mediante la compra de activos impulsada por el BCE, hasta 307.380 millones, desde los 303.479 millones en diciembre.

En total, los bancos centrales de la zona del euro destinaron en enero 2,4 billones de euros a la compra de estos activos, un importe superior a 2,37 billones de euros de diciembre.

El programa de estímulos del BCE data de marzo de 2015 y consiste en que la entidad, a través de los bancos centrales de la zona del euro, ha comprado cada mes 60.000 millones de euros en deuda pública y de bancos de la eurozona, además de bonos de empresas que no tengan la calificación de "bono basura".

A partir de enero de 2018 y hasta septiembre de este año, el BCE comprará cada mes la mitad de esa cantidad, 30.000 millones.