El presidente de la FEMP, Abel Caballero, con el presidente de la diputación de Huesca, Miguel Gracia, esta mañana
El presidente de la FEMP, Abel Caballero, con el presidente de la diputación de Huesca, Miguel Gracia, esta mañana - ABC
Devolución del impuesto cuando hay pérdidas

Los ayuntamientos piden a Hacienda que les compense por la plusvalía municipal 

La FEMP insta al ministerio a reformar el tributo en semanas y propone resolver los litigios en base a un índice catastral o atendiendo a los precios de compra y venta

MADRIDActualizado:

Los ayuntamientos reclaman al Gobierno que reforme inmediatamente la plusvalía municipal para evitar que se aplique cuando se vende una vivienda a pérdidas. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha anunciado hoy la propuesta de reforma de la Ley de Haciendas Locales que enviará al ministerio dirigido por Cristóbal Montoro para modificar el impuesto. Los consistorios también han exigido que el Ejecutivo les compense económicamente por las devoluciones que deberán afrontar. La plusvalía municipal es un tributo de gestión municipal pero que se regula por una ley estatal. 

El Tribunal Constitucional anuló hace unas semanas el Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana  -conocido popularmente como plusvalía municipal- en los casos en que los ayuntamientos lo cobraban pese a que no se hubiera producido una apreciación del suelo. Una decisión que abrió la puerta a una cascada de recursos de numerosos contribuyentes que compraron su vivienda a precio de burbuja, la vendieron a pérdidas tras el posterior desplome de los precios y tributaron por ello. 

El presidente de la FEMP, Abel Caballero, ha instado al  Ejecutivo a compensar “al 100%” a los ayuntamientos que devuelvan cantidades indebidamente cobradas, si bien ha apuntado que no ha hecho una estimación del dinero que podrán reclamar los ciudadanos.La plusvalía municipal ingresó el año pasado unos 2.000 millones, calculó Caballero, y los recursos se pueden presentar por los ejercicios no prescritos, es decir, los últimos cuatro años desde 2012. 

Para poder decidir en que casos se cobró indebidamente, Caballero ha sugerido dos opciones para que decida el Ejecutivo. La primera es que el Catastro elabore un índice objetivo que recoja la evolución de los precios del suelo (como ya ocurre con el Impuesto de Bienes Inmuebles) y así se pueda determinar en que casos se vendió a perdidas; la segunda es mas sencilla y consiste en que se tenga en cuenta el precio de venta y el precio de compra, como ya han admitido algunos tribunales en determinados recursos basándose en las escrituras. Esta línea de acción propuesta por la federación sería una base imponible –para ser gravada-, que fuese el valor de venta menos el valor de compra, “la plusvalía o minusvalía real”, en palabras de Caballero. “Si el valor es más bajo, el impuesto sería cero”, ha reseñado.

Problemas con ambas opciones

«Con la primera opción de la FEMP de que el Catastro elabore un índice, el problema que hay es que los contribuyentes pueden seguir litigiando si ha existido pérdida económica en la transmisión de terrenos aunque el indicador no lo refleje. La segunda propuesta es la más lógica pero traslada la problemática a la comprobación de valores. Y con esto, el contribuyente no va a aceptar otra opción ante los tribunales que no sea comprobando el valor en escrituras», analiza el socio del despacho Ático Jurídico, José María Salcedo.

“Los ayuntamientos estaremos del lado de los ciudadanos”, ha señalado Caballero, quien también ha añadido que no corresponde a la FEMP admitir todos los recursos que se presenten o recomendar a los municcipios ciertas líneas de actuación en las reclamaciones administrativas ya que “habrá que ver caso por caso”. “Eso corresponde a los técnicos e interventores”, ha aseverado. El Ministerio de Hacienda esperaba las recomendaciones de la FEMP para impulsar la reforma del impuesto y esta lo enviará mañana.  Caballero ha rechazado que esta reforma se enmarque en el cambio de la financiación local, que se decidirá a lo largo de este año, y ha pedido que se afronte “en semanas".