La plataforma de alquiler vacacional ha aclarado que menos del 1% de los anfitriones en Francia utilizaban el sistema
La plataforma de alquiler vacacional ha aclarado que menos del 1% de los anfitriones en Francia utilizaban el sistema - AFP

Airbnb no permitirá el uso de tarjetas prepago en Francia para evitar la evasión fiscal

Las autoridades galas sospechan que sistemas de pago como Payoneer podría facilitar este tipo de delitos, ya que permite a los propietarios recibir pagos por sus alquileres sin que el dinero se mueva a través de cuentas bancarias

ParísActualizado:

Airbnb va a dejar de ofrecer a sus clientes la posibilidad de pago a través de una tarjeta de prepago de la compañía Payoneer, emitida en Gibraltar, ante las en sospechas del Gobierno francés sobre si dicho sistema de pago. A juicio de las autoridades galas, este facilitaba la evasión fiscal y la apertura de una investigación por las autoridades fiscales.

El Gobierno galo ha solicitado a las autoridades fiscales que investigaran el sistema, sospechoso de facilitar la evasión de impuestos, debido a que la tarjeta permite a los propietarios recibir pagos por sus alquileres sin que el dinero transite a través de cuentas bancarias.

Por su parte, Airbnb ha acordado retirar en Francia su controvertido sistema de pagos después de reunirse con representantes del Gobierno galo, ha informado «Le Figaro». «Esta decisión responsable permite evitar todas las oportunidades de fraude abierto mediante el uso de esta herramienta de pago», ha afirmado el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, al respecto.

Opción minoritaria

La plataforma de alquiler ha apuntado que menos del 1% de los anfitriones en Francia utilizaban el sistema, pero explica que ha decidido retirar la tarjeta en el país «para responder a las preocupaciones relacionadas con el posible abuso de tarjetas de débito».

En un comunicado, Airbnb ha explicado que todas las herramientas de pago puestas a disposición de sus anfitriones, incluida la tarjeta Payoneer, eran «legales y tenían todas las autorizaciones necesarias para operar en Francia».

Esta decisión llega después de que el Ayuntamiento de París amenazara a las plataformas de alquiler vacacional como Airbnb con iniciar procesos judiciales si no retiran sus más de 40.000 anuncios considerados ilegales, los cuales no cumplen la normativa que obliga a registrarse ante la administración municipal.