Fachada del edificio de Moody's
Fachada del edificio de Moody's - ABC

Las agencias de «rating» ya alertan de la vulnerabilidad de España por el desafío secesionista

Fitch advierte de los «riesgos políticos»; Moody's hace referencia a la amenaza que supone el secesionismo para el crecimiento económico

MadridActualizado:

Las agencias de «rating» siguen muy de cerca el órdago secesionista. Tanto Fitch como Moody's han alertado en las últimas horas de que el mantenimiento del pulso entre Generalitat y Gobierno central y la consecuente prórroga de los presupuestos (por la pérdida de apoyo del PNV) incrementan los riesgos económicos en España.

Por el momento, las advertencias de ambas agencias no se han reflejado en una revisión del «rating» del Reino de España, ni siquiera en sus perspectivas. No se descarta sin embargo que, de perisistir esta situación, se produzcan estas medidas. Los informes de Fitch, Moody's o S&P alertando de que el desafío secesionista puede lastrar la credibilidad de la deuda española se repiten en las últimas semanas.

Fitch destaca el riesgo político

Fitch, por ejemplo, ha considerado que el carácter de confrontación de la votación por la independencia de Cataluña ha contribuido a elevar los riesgos políticos a corto plazo en España y han debilitado la capacidad del Gobierno para implementar políticas a nivel nacional.

En su último análisis, la agencia destaca la diversificación y el alto valor añadido de la economía española, así como los avances en competitividad desde la crisis, los bajos tipos de interés de la deuda pública y la fortaleza de las instituciones. Sin embargo, señala que los elevados niveles de deuda pública y desempleo limitan la calificación soberana de España. A estos factores, puramente económicos, se une el riesgo político, según Fitch.

«El carácter de confrontación del voto por la independencia de Cataluña ha aumentado los riesgos políticos a corto plazo y hace que la solución negociada sea más complicada, pero por ahora sigue siendo consistente con nuestra actual evaluación de la calificación soberana», ha señalado la agencia.

Moody's apuesta por el 155

El último análisis de Moody's ha también hace referencia al independentismo. La agencia ha destacado que de momento hay pocas señales de que la crisis política en Cataluña esté afectando a la confianza de los inversores en la deuda soberana española, si bien ha alertado de que la elevada necesidad de financiación de la deuda pública hacen a España vulnerable.

Eso sí, la agencia ha explicado en su informe que una eventual escalada de la crisis tendría un efecto negativo sobre la situación crediticia de España y podría socavar el crecimiento económico por la caída de la confianza de los consumidores y las empresas.

Muestra de ello es el traslado de sede fuera de Cataluña de «un número importante» de empresas, aunque por el momento Moody's no atisba riesgos de liquidez a corto plazo en la región porque el Gobierno central está cubriendo las necesidades de financiación de esta comunidad autónoma.

Respecto a futuras medidas, considera que las finanzas regionales estarán «bien controladas» si el Gobierno suspende la autonomía y toma el control de la administración regional de conformidad con el artículo 155 de la Constitución, lo que -según Moody's- parece el escenario más probable.