Conviene tomar ciertas precauciones al comprar en páginas extranjeras
Conviene tomar ciertas precauciones al comprar en páginas extranjeras

Black Friday¿Nos afectan los descuentos de las páginas extranjeras?

En principio, las rebajas se aplican a cualquier usuario independientemente de su lugar de residencia

Sin embargo, conviene poner mucha atención en las condiciones de páginas sin sede social en España

MadridActualizado:

Aunque las calles se llenarán de gente y ciudades como Madrid aprovecharán el día para encender su iluminación navideña, a nadie se le escapa que buena parte de las compras del «Black Friday» se van a realizar a través de internet. Desde las asociaciones de consumidores insisten en lo de casi siempre: que los descuentos no implican una rebaja en nuestros derechos y que comprar en internet no es sinónimo de «tragar» con errores o abusos de las empresas.

Una de las dudas que puede surgir al comprar por internet es si nos podemos beneficiar de los descuentos que ofrecen páginas extranjeras o empresas sin sede social en España.

«En principio la oferta que se realiza es vinculante», explica Miguel Ángel Serrano, portavoz de Facua. «En principio si se nos está ofreciendo tiene que aplicarse salvo que en las condiciones ponga algo distinto. Como que las condiciones del descuento son solo para los residentes en China o Alemania. Salvo que nos encontremos en un caso como este, el descuento sería aplicable», apunta.

Conviene leer las condiciones «de manera escrupulosa» cuando tratamos con empresas extranjeras
Conviene leer las condiciones «de manera escrupulosa» cuando tratamos con empresas extranjeras

Adquirir productos en páginas extranjeras obliga al comprador a extremar las precauciones para que, primero, le apliquen el descuento y, segundo, no se le disparen los gastos de envío. El riesgo de abuso siempre está presente. «El problema con las empresas extranjeras no es tanto si se nos aplicará o no se nos aplicará el descuento», incide Serrano. «El problema que tenemos es el cómo actuar en caso de que incumplan o defrauden de alguna forma al consumidor. Es decir, ¿cómo reclamamos a una empresa que está en China? ¿En qué idioma lo hago? ¿Lo tengo que hacer en español o en chino? ¿Y si tengo un problema y denuncio en mi comunidad esta va a tener competencias para sancionar a esa empresa con domicilio social en China? Ese el gran problema», recuerda el portavoz.

Aquí es importante tener en cuenta que el consumidor está más protegido con respecto a empresas extranjeras si estas están dentro de la Unión Europea. No es lo mismo reclamar a una empresa polaca que a una con sede social en China o Japón.

Para evitar problemas, desde Facua dan básicamente dos consejos: «Cuando salimos de la Unión Europea el tema se dificulta un poco más. El consumidor tiene que ser conocedor de, si comercializa con páginas de empresas con sede social fuera de España, es fundamental que, primero, lea de manera escrupulosa las condiciones que se le van a aplicar. Y, segundo, tiene que tener presente que va a asumir un factor riesgo a la hora de solucionar un posible problema con la empresa».