La aerolínea Volotea realizó su primer vuelo el 13 de junio de 2012
La aerolínea Volotea realizó su primer vuelo el 13 de junio de 2012 - Fabián Simón

La aerolínea Volotea traslada su sede social a Asturias

La empresa, que realizó su primer vuelo en 2012, tiene una plantilla de 62 trabajadores

BarcelonaActualizado:

La aerolínea Volotea ha acordado hoy trasladar su sede social de Barcelona a Asturias para «garantizar el desarrollo de su actividad en el marco y bajo la supervisión de las autoridades aeronáuticas europeas».

En una nota de prensa, Volotea ha precisado que el consejo de administración ha optado por la comunidad asturiana porque la compañía tiene en el aeropuerto Santiago del Monte de Asturias su única base operativa en España. Desde allí opera unos 2.000 vuelos anuales a un total de diez destinos, y tiene en Asturias una plantilla de 62 personas.

Volotea, que no ha precisado a qué ciudad asturiana traslada la sede social, es una aerolínea fundada en 2012 que se dedica a enlazar ciudades medianas y pequeñas de Europa. El número de empresas que han trasladado su sede social fuera de Cataluña asciende ya a más de 800 desde el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre hasta ayer, según datos del Colegio de Registradores de España.

El presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) y de General de Alquiler de Maquinaria (GAM) Pedro Luis Fernández, ha trasladado al consejero delegado de Volotea, Carlos Muñoz, su «más cordial bienvenida» a Asturias, tras el anuncio del traslado de la sede social al Principado que acaba de hacer público la compañía aérea.

«Volotea ha tenido la oportunidad de conocer esta tierra y la unidad que se generó en torno a la implantación de su base aquí», aseguró Fernández, quien se mostró «muy satisfecho como asturiano de que una compañía tan asentada y prestigiosa como Volotea haya elegido Asturias como su nueva sede social».

A través de una nota de prensa distribuida por FADE añaden, no obstante, que su satisfacción por esta noticia no oculta la preocupación ante la «situación límite» a la que la «irresponsable actuación» de la Generalitat y sus aliados está llevando a las empresas radicadas en Cataluña, a las que traslada todo su »apoyo y solidaridad».