ABC

La adjudicación de obra pública cae un 20% por la falta de Gobierno

AENA incrementó sus contratos en el primer semestre un 95%, mientras que los de Adif cayeron un 42%

MadridActualizado:

La falta de Gobierno en España desde el pasado mes de diciembre comienza a dejar los primeros impactos negativos en la economía. Aunque existen indicadores que han dado signos de fortaleza durante los últimos ocho meses, como el PIB, otros están echando en falta la presencia de un Ejecutivo que mantenga la senda reformista mostrada durante los últimos años.

Entre los últimos se encuentra la adjudicación de obra pública, que retrocedió durante el primer semestre un 19,8% respecto al mismo periodo de 2015. Según datos publicados por el Ministerio de Fomento ayer, el Gobierno y las empresas públicas adjudicaron obras por valor de 657 millones de euros entre enero y junio, mientras que durante el primer semestre de 2015 esta cifra alcanzó los 819 millones de euros.

La edificación alcanzó en total los 91 millones de euros (-10%), mientras que la ingeniería civil aportó 565 millones (-21%), la mayor parte a través de contratos destinados a obras de infraestructuras ferroviarias.

Fomento adjudicó de forma directa proyectos por valor de 64 millones de euros hasta junio, lo que supone un descenso de más del 50% respecto a los seis primeros meses del año pasado. Las empresas públicas también redujeron el montante de sus adjudicaciones de obra. Sumaron 592 millones, un 13,7% menos.

La caída del Adif justifica gran parte de este retroceso. La adjudicación de nuevos contratos para la construcción de infraestructuras ferroviarias y el AVE se estableció en 279 millones hasta junio, un 42% menos que en 2015. También hubo un retroceso en la adjudicación de obras portuarias, que cayó un 16%, hasta establecerse en 102 millones de euros.

El retroceso fue incluso mayor en el caso de Renfe Operadora, encargada del equipamiento ferroviario, que redujo la adjudicación en un 92%. Hay que recordar que la empresa pública se encuentra pendiente de la adjudicación del «macrocontrato» de los nuevos trenes AVE, valorado en 2.600 millones y por el que compiten Bombardier, CAF, Alstom España, Siemes y Talgo.

Las únicas cifras positivas fueron aportadas por AENA. Las adjudicaciones de trabajos aeroportuarios se dispararon hasta los 96,4 millones de euros, un 95,5% más que un año antes.

Por regiones, Castilla-La Mancha fue la comunidad en la que se registró un mayor aumento en la cuantía de las adjudicaciones de obra pública, al pasar de los 930.000 euros en el primer semestre de 2015 a los 61,38 millones en el mismo periodo del año siguiente. Tras ella se establecieron Baleares (multiplicó por tres la cuantía), Galicia (29%) y Cataluña (+23%). En el otro extremo se establecieron regiones como Extremadura (-94%), La Rioja (-91%) y Murcia (79%).

Las cifras publicadas ayer por el Ministerio de Fomento confirman las advertencias realizadas por las constructoras durante los últimos meses. La Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan), que agrupa a las principales compañías del sector, reclamó el pasado mes de abril un incremento en las adjudicaciones de obra pública para que España alcance durante la próxima década el nivel de sus colegas europeos.

Más pesimista se mostró la asociación el pasado mes de junio, cuando predijo que la inversión en obra pública encadenaría en 2016 su noveno año consecutivo de caídas en el sector de la construcción y las infraestructuras y caería entre el 15% y 18%. «Hay que invertir más, con nueva financiación y con la colaboración publico privada en infraestructuras, lo que no significa privatizar nada, ya que la titularidad sería de la administración pública», reclamó entonces Julián Núñez, presidente de Seopan.

Retroceso

Tras superar los 2.600 millones en 2011, el valor de las adjudicaciones de obra pública ha mostrado una tendencia a la baja debido a la situación de recesión y los esfuerzos del Gobierno por reducir el déficit. En 2014 parecía que este indicador volvía a repuntar después de doblar niveles del año anterior. Sin embargo, en 2015 volvió a caer.

Todo hace indicar que este año se cambiará esta tendencia. La falta de Gobierno durante el último semestre ha provocado que este tipo de proyectos queden parcialmente suspendidos. Al igual que ha ocurrido con la inversión extranjera, las dudas políticas han repercutido en la obra pública, una actividad que ha sido definida por el Gobierno en funciones como «el quinto pilar del Estado del Bienestar».