El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro - efe

¿Cómo impacta el adelanto de la reforma fiscal a las mejores cuentas remuneradas?

Actualizado:

El Gobierno recorta los impuestos que se pagan por los intereses obtenidos en productos de ahorro como las cuentas remuneradas o los depósitos, una rebaja que debía entrar en vigor en enero de 2016 pero que, finalmente, se aplicará a partir del 1 de julio. El segundo semestre del año ha comenzado con buenas noticias para los ahorradores. El Ministerio de Hacienda ha anunciado que adelantará la rebaja de impuestos que tenía previsto llevar a cabo en enero de 2016, un recorte que afecta al Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF) y que tendrá consecuencias en las nóminas de los asalariados, los ingresos de los autónomos y las ganancias de quienes mantengan su dinero en productos como cuentas remuneradas o depósitos.

«La rebaja fiscal supondrá un pequeño alivio para los contribuyentes, pero su impacto en el ahorro -tal y como demuestran las cifras- será extremadamente limitado. Por eso, ahora más que nunca, el ahorrador conservador debe tener en mente dos cosas antes de tomar decisiones: la primera, que no debe olvidar que la rentabilidad está muy ligada el riesgo y que, si no quiere que su dinero corra peligro, tendrá que estar dispuesto a lograr rendimientos muy discretos, al menos mientras los tipos de interés sigan en los niveles actuales. Y la segunda, que en este contexto, comparar y analizar cuál es el producto de ahorro que más se adapta a sus necesidades es fundamental para tomar una decisión correcta, explica la portavoz de Finanzas personales de Kelisto, Estefanía González.

Hasta el momento, cuando un ahorrador cobraba intereses de un depósito o una cuenta remunerada tenía que pagar un porcentaje a Hacienda que variaba en función de la cantidad que hubiera obtenido. Así, si esta cifra no superaba los 6.000 euros tenía que pagar un 20%; si oscilaba entre los 6.000,01 euros y los 50.000 euros, un 22%; y si superaba los 50.000,01 euros, un 24%.

Ahora bien, en 2016 estaba previsto que estos porcentajes se recortaran un punto: del 20% al 19% para el primer tramo de ganancias; del 22% al 21% para el segundo; y del 24% al 23% para el tercero. Sin embargo, el Gobierno ha decidido adelantar este tijeretazo y comenzar a aplicar la reducción de impuestos a fecha 1 de julio de 2015.

En la práctica, el impacto que esta bajada de impuestos tendrá en el bolsillo del consumidor dependerá de la cantidad que se tenga ahorrada y de los intereses que ofrezca el producto en el que se deposite el dinero, tal y como explican en Kelisto.

Por ejemplo, para el perfil medio que dibujan los datos oficiales (un hogar con una inversión de 18.400 euros en depósitos y que obtuviera una rentabilidad por un depósito a 6 meses del 0,41%), el ahorro semestral tan solo sería de unos céntimos: con los tramos que se aplicaban hasta el 1 de julio, un contribuyente hubiera tenido que pagar a Hacienda 7,54 euros, y con los nuevos, 7,17 euros. Es decir, apenas ganaría 0,37 euros más.

Con los depósitos de capa caída (su rentabilidad a un año se ha reducido, de media, en casi un 150% según los datos del Banco de España), muchos ahorradores tienen la vista puesta en las cuentas remuneradas, que ofrecen un rendimiento mucho más suculento. Las mejores ofertas de esta categoría aplican una interés que oscila entre el 5% TAE de la Cuenta Nómina Remunerada de Bankinter al 2,10% TAE de la Cuenta Self de Self Bank.

Simulación en las mejores cuentas

Si tú también estás entre aquellos que han decido apostar por una de estas cuentas remuneradas, es posible que te preguntes cómo impactará en tu bolsillo el adelanto de la rebaja fiscal. Para comprobarlo, en Kelisto han seleccionado cada una de ellas y han realizado una simulación para saber qué pasaría con un consumidor que cumpliera con los requisitos máximos de cada producto y que lo mantuviera durante un año.

La Cuenta Nómina Remunerada de Bankinter ofrece un 5% TAE a un año (que se reduce hasta el 2% TAE durante el segundo ejercicio) para los saldos que no superen los 5.000 euros. Por tanto, un consumidor que mantuviera esa cifra máxima obtendría 125 euros. Hasta la fecha, a esa cantidad habría que restarle un 20% en impuestos (25 euros), con lo que la cantidad limpia que se obtendría es de 100 euros.

Sin embargo, con la nueva fiscalidad, la cifra que habría que pagar a Hacienda se reduciría al 19% (23,75 euros) y la ganancia final se quedaría en 101,25. Es decir, el ahorrador conseguiría 1,25 euros más al año.

Con la Cuenta 1, 2, 3 del Santander, el impacto sería algo Este producto ofrece entre un 1% y un 3% TAE por los ahorros que mantenga el cliente y, además, devuelve un porcentaje de los recibos que se domicilien (también entre el 1% y el 3%, en función al tipo de factura).

Un consumidor que mantuviera el saldo máximo que remunera esta cuenta (15.000 euros) y domiciliara la cantidad máxima permitida por cada categoría de recibos (1.000 euros) tendría que pagar impuestos por valor de 234 euros con la fiscalidad que se aplicaba hasta ahora y, por tanto, lograría unas ganancias limpias de 936 euros al año. Con la nueva tributación, la cifra a pagar sería de 222,3 euros y la retribución final, de 947,70: es decir, ganaría 11,70 euros más al año.

La tercera cuenta remunerada más interesante del mercado es la Cuenta Self, de Self Bank, que ofrece un 2,10% durante los cuatro primeros meses y un 0,75% a partir del quinto. Si un consumidor mantuviera en este producto los 50.000 euros que remunera como máximo, lograría unos intereses de 603,23 euros al año. Con la tributación que se aplicaba hasta la fecha, los impuestos que habría que abonar alcanzarían los 120,65 euros y, por tanto, las ganancias finales habrían ascendido a 482,58 euros.

En cambio, con el recorte fiscal, la cantidad que habría que pagar a Hacienda sería de 114,61 euros y, la cantidad limpia que el usuario cobraría, de 488,62. Es decir, la rentabilidad final aumentaría en 6,04 euros.