Economía

Schäuble se muestra a favor de un referéndum en Grecia

El ministro alemán de Finanzas ha afirmado en su llegada al Eurogrupo que esta medida podría ser útil para hacer avanzar las negociaciones

Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán (izda) junto a su homólogo griego, Yannis Varufakis, el pasado mes de febrero
Wolfgang Schäuble, ministro de Finanzas alemán (izda) junto a su homólogo griego, Yannis Varufakis, el pasado mes de febrero - abc
agencias - Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

Grecia quiere que los ministros de finanzas de la eurozona reconozcan que hay progresos en las negociaciones con los acreedores internacionales, aunque no contempla ningún «Plan B», según ha afirmado el portavoz del Gobierno antes de la cumbre del Eurogrupo de este lunes en Bruselas.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha avisado este lunes a su llegada a la reunión del Eurogrupo de que «no hay mucho tiempo» para alcanzar un acuerdo con Grecia sobre un plan de reformas que permita desbloquear el último tramo de 7.200 millones de euros del rescate porque la situación de liquidez de Atenas «no es sencilla» y «hay que evitar cualquier tipo de accidente».

De Guindos ha afirmado también sobre Grecia que «todos sabemos que no hay mucho tiempo, es decir, que tenemos un tiempo limitado y que la situación de liquidez no es sencilla», ha resaltado Guindos a su llegada a la reunión del Eurogrupo. A su juicio, esta urgencia dificulta incluso que Atenas pueda convocar un referéndum sobre las reformas que reclama la troika, como ha sugerido su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble.

Precisamente Schäuble ha sido uno de los protagonistas a su llegada a la reunión del Eurogrupo, al afirmar que un referéndum en Grecia sobre el plan de reformas que pide la troika para desbloquear un tramo del rescate podría ser útil para hacer avanzar las negociaciones.

«Si el Gobierno griego quiere celebrar un referéndum, entonces dejémosles celebrar un referéndum», ha dicho Schäuble a su llegada a la reunión del Eurogrupo. «Podría ser incluso una medida útil para que el pueblo griego decida si está dispuesto a aceptar lo que es necesario o si quiere algo diferente», ha señalado.

El ministro alemán de Finanzas ha asegurado que apenas ha habido progresos en las negociaciones desde el último Eurogrupo de Riga hace tres semanas, aunque ha admitido que sí ha mejorado el clima de diálogo. Schäuble se ha reunido con su homólogo griego, Yanis Varoufakis, antes del inicio de la reunión.

Grecia no contempla un Plan B

Por su parte, Grecia quiere que los ministros de Finanzas de la zona euro reconozcan que hay progresos en las negociaciones con sus acreedores internacionales y no contempla ningún «Plan B», según dijo el lunes el portavoz del Gobierno antes de la cumbre del Eurogrupo de este lunes en Bruselas.

«El Gobierno no está considerando ningún plan B», dijo el portavoz gubernamental Gabriel Sakellaridis, quien apuntó que Atenas pretende que el Eurogrupo «deje constancia de que se han registrado progresos significativos en las conversaciones».

Sakellaridis dijo que Grecia, que debe afrontar este martes un pago de deuda de 750 millones de euros al Fondo Monetario Internacional(FMI), no vincula la devolución al resultado de la reunión del Eurogrupo.

«No estamos ligando eso al resultado de hoy del Eurogrupo porque ese escenario sería una suerte de ultimátum y podría ser visto como una extorsión», manifestó el portavoz.

Dijsselbloem no espera «resultados»

Por otra parte, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha dicho que no espera «resultados» sobre Grecia en la reunión de este lunes y ha avisado de que cuanto más se prolongan las negociaciones «tenemos menos tiempo para la aplicación (de las reformas que debe hacer Atenas) y para el desembolso (de ayuda del rescate)».

«Hoy no hay resultados sobre la mesa, así que sólo podemos hacer balance de los progresos resultados», ha dicho Dijsselbloem a su llegada al Eurogrupo, y ello pese a que «las últimas dos semanas han sido más positivas que las anteriores».

Dijsselbloem ha eludido además pronunciarse sobre la posibilidad de que el Gobierno de Syriza convoque un referéndum sobre las reformas que le exige la troika y a las que se resiste. «Corresponde a los políticos nacionales organizar referéndums o no. Nunca me preocupan», se ha limitado a señalar.

Por último, el ministro de Finanzas austriaco señaló que la decisión sobre celebrar o no un referéndum depende plenamente de Grecia y que el problema surge cuando uno «promete todo a un electorado y sabe que no se puede cumplir todo».

Entonces un referéndum quizás sea «justificado», dijo Schelling, quien dijo además no «ver por ahora» el peligro de una salida accidentada de Grecia del euro, aunque dijo que siempre que ocurre algo de manera accidentada y sin margen de preparación se produce «el mayor daño».

Toda la actualidad en portada

comentarios