La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez - IGNACIO GIL

Los parados tendrán un «cheque» para formarse donde ellos elijan

El Gobierno crea una unidad especial de inspección para evitar los fraudes en los cursos

Actualizado:

El Consejo de Ministros ha aprobado la reforma de la formación profesional, que incluye novedades como el «cheque formación» para parados y medidas contra el fraude en este campo. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha destacado la intención del Gobierno de tener «tolerancia cero» con el fraude, por lo que se incrementarán las sanciones para las empresas que utilicen irregularmente los fondos recibidos.

El «cheque formación» para parados permitirá que los desempleados elijan dónde se quieren formar. El pago lo harán después, según proceda, el Gobierno central o el de la comunidad autónoma afectada.

Además, Báñez comentó otra novedad del nuevo modelo de formación profesional: sólo se podrá adelantar a los centros que imparten cursos un 25% del total a cobrar por sus servicios antes de dar la formación, y no el 100% como se hacía hasta ahora.

El sistema de formación, dijo la titular de Trabajo, será más transparente y flexible, incluirá también a pequeñas y medianas empresas y fomentará la teleformación.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Bañez ha explicado que habrá una unidad especial de inspección, dentro del ámbito de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, pero también se elevan las sanciones para las empresas que utilizan de manera irregular los fondos recibidos.

La titular de Empleo ha asegurado que la empresa que «lo haga mal» durante 5 años no tendrá recursos del sistema para seguir haciendo formación en el futuro.

También ha confirmado que habrá un sistema integrado de información entre Gobierno y comunidades autónomas para saber en todo momento «qué formación se está dando, qué personas se están formando, y en qué se está formando cada uno de los trabajadores».

A modo de ejemplo, Báñez ha recordado que con el anterior sistema el Tribunal de Cuentas detectó en 2014 que una persona llegó a hacer 150 cursos de formación en un año. «Eso ahora lo detectará el sistema en tiempo real» ha recalcado.