Economía

El Gobierno bajará del 21 al 10% el IVA cultural

Mariano Rajoy busca el momento para anunciar una rebaja fiscal que apenas tendrá un impacto presupuestario de 200 millones de euros

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, con el expresidente de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España, Enrique González Macho, en la pasada gala de los Premios Goya
El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, con el expresidente de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas de España, Enrique González Macho, en la pasada gala de los Premios Goya - José Ramón Ladra
SUSANA ALCELAY, Mª JESÚS PÉREz - Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha tomado la decisión. Ahora sólo quedan los tiempos, el mejor momento para anunciar al mundo de la cultura la rebaja del IVA que grava los espectáculos, desde el 21% actual al 10%. Una medida más que esperada y reivindicada desde aquel 11 de julio de 2012, en el que la fuerza de los hechos obligó al jefe del Ejecutivo a aprobar un amplio paquete de reformas con recortes para funcionarios y parados y subidas de impuestos, con el objetivo de lograr un ajuste de 65.000 millones de euros en dos años para una economía heredada que puso a España al borde del rescate.

La delicada situación financiera del país y las presiones de los socios europeos obligaron a Rajoy, en contra de su programa electoral, a subir el IVA, el impuesto más sensible ante los cambios fiscales y que tiene un efecto más inmediato en la economía. El tipo general aumentó tres puntos, del 18% al 21%, y el reducido pasó del 8% al 10%. El tipo superreducido se mantuvo en el 4%. La cultura fue uno de los sectores que se vio a afectado por el mayor aumento de impuestos; el tipo para espectáculos culturales pasó del 8% al 21%; sólo libros, periódicos y revistas se quedaron en el 4%.

Durante los dos últimos años, el Gobierno ha insistido en que bajaría los impuestos cuando la situación lo permitiera. Y parece ser ya el momento más adecuado, cuando la economía española crece por encima del 1,4% en el que cerró 2014 y se han creado más de 400.000 puestos de trabajo. Ahora, de lo que se trata es de volver a la situación anterior al 1 de julio de 2012 para el mundo de la cultura, muy crítico y combativo durante estos años con la medida del Gobierno. Desde entonces los empresarios culturales apostaron por bombardear el buzón de Rajoy con cartas con un solo mensaje: «Baje ya el IVA cultural».

Dos años después de la subida de impuestos la industria denunció su sangría a fuerza de datos siempre con un menos por delante. Incluso las buenas noticias, como el anuncio de la mejor taquilla de la historia del cine español, se consideraron logradas «pese al IVA». Según los datos aportados por la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, en 2013, el primer año completo de aplicación de la subida del IVA, el sector cultural español sufrió la mayor caída de los últimos años, con un descenso que les dejó tiritando: 30% menos de público; 16,33% de recaudación bruta y un 22% de recaudación neta.

Pero a pesar de las pérdidas que han provocado al sector las alzas fiscales, las mayores reivindicaciones del mundo de la cultura no han venido precisamente por esa vía, si no por el daño sufrido por la piratería, que sólo en 2013 supuso más de 16.000 millones.

200 millones de euros

Rebajar la presión impositiva sobre cines, teatros y conciertos fue una de la propuestas que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, puso sobre la mesa de Mariano Rajoy para que el presidente lo anunciara en el pasado Debate sobre el estado de la Nación. Se incluyó entre las partidas que ofrecían margen presupuestario para renunciar a ingresos sin caer en nuevos desequilibrios. Pero Mariano Rajoy decidió esperar. La Segunda Oportunidad para que familias y autónomos puedan liberarse de sus deudas se llevó todo el protagonismo de la jornada. El plan del Gobierno, como el propio Rajoy explicó, es procurar que las clases medias y las familias reciban alguna compensación que alivie la presión fiscal o ayudas directas que palíen el esfuerzo que han tenido que hacer para superar la crisis económica.

En la práctica, la rebaja de impuestos a la cultura apenas repercutirá en la caja de Hacienda porque supondrá 200 millones de euros. A menos de un año de la cita electoral, se busca más el gesto, un guiño al sector que hasta ahora sólo ha visto cómo se reducía el tipo general al reducido para las compraventas de obras de arte.

Repercutirá en el bolsillo

El impacto en la recaudación no será significativo pero sí repercutirá algo en el bolsillo del consumidor. Por ejemplo, en una entrada de cine de siete euros supondrá un ahorro de 0,60 euros; en las entradas de teatro de 25 euros, la reducción es de 2,30 euros; en un concierto por el que ahora se pagan 30 euros, la rebaja podría llegar a 2,70 euros y en festivales por los que se pagan 70 euros, el impacto supera los 6 euros, según los cálculos realizados por este periódico.

El principal argumento del sector ha sido por qué si Francia, Holanda y Portugal tomaron la decisión de rebajar el IVA cuando vieron las consecuencias negativas, España no ha puesto ya sobre la mesa esta opción, al menos del 21% al 10%, que ya es alto si se considera, dicen, que el Gobierno de Hollande lo bajó del 7% al 5,5%.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios