Terciado, Rosell, Toxo y Méndez, en enero de 2012
Terciado, Rosell, Toxo y Méndez, en enero de 2012 - de san bernardo

CEOE, CC.OO. y UGT negocian subidas salariales del 0,6 y el 1% en 2015 y 2016

Actualizado:

Representantes de la patronal y de los sindicatos están ultimando las negociaciones para cerrar el III Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva que debía haber entrado en vigor el pasado día 1 de este mes tras caducar el que ha estado vigente en el periodo 2012-2014. Ambas partes intentan cerrar el mismo esta semana o en los primeros días de febrero. En cualquier caso, no hay una fecha límite.

Como era de esperar, el principal escollo está siendo la revisión salarial que recomendará el nuevo acuerdo. Fuentes conocedoras de las negociaciones han explicado a ABC que mientras los sindicatos pretenden recuperar rápidamente el poder adquisitivo perdido por los trabajadores durante los últimos años, la patronal plantea una revisión al alza, pero suave, de los salarios. Así, se está discutiendo en estos momentos un incremento de, como mínimo, el 0,6% para 2015 y del entorno del 1% para 2016. Hay que recordar que las subidas recomendadas en el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva fueron del 0,6% para 2014 y 2013 y del 0,5% en 2012. Desde la CEOE piden «cautela» en los incrementos de los salarios porque «en uno o dos años no podemos recuperar siete años de durísima crisis», afirma una fuente de la organización.

IPC y productividad

Además de no ponerse de acuerdo en el fondo de la revisión salarial, patronal y sindicatos discrepan también en las formas. La CEOE entiende que la fórmula aplicada en el anterior acuerdo, con unos baremos, fue muy útil y ha sido seguida en el 95% de los convenios colectivos. CC.OO. y UGT insisten en que no deben fijarse unos números u horquillas, sino un mecanismo de revisión ligado a diversos indicadores, como pueden ser la inflación y la productividad.

La CEOE entiende que vincular los salarios al IPC es volver a situaciones de hace muchos años, con el agravante de que en estos momentos la inflación en nuestro país está en negativo (-1% en 2014). La patronal afirma que tanto el IPC como la productividad son indicadores muy volátiles y recuerdan que hay sectores donde la productividad es muy elevada porque se ha destruido mucho empleo. En su opinión, la revisión salarial debería vincularse fundamentalmente al PIB (Producto Interior Bruto), pues es el indicador que mejor refleja la situación del país. «Si la economía va bien, va bien para todos, empresarios y trabajadores», subrayan. Esta propuesta tiene a su favor que el PIB de nuestro país está registrando importantes incrementos. Si el año pasado ha subido aproximadamente un 1,4%, el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo esta semana que no es descabellado pensar que la economía española crezca un 3% en 2015. «Los mecanismos que proponen los sindicatos no son asumibles», afirman las citadas fuentes de la patronal.

En el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012-2014 ya se vinculaba la revisión salarial del último año al Producto Interior Bruto. «Si el incremento del PIB a precios constantes en 2013 es inferior al 1%, el aumento salarial no excederá el 0,6%. Si el incremento del PIB es superior al 1% e inferior al 2%, el aumento salarial no excederá el 1%. Si alcanza o supera el 2%, el aumento salarial no excederá el 1,5%». Curiosamente, también se ligaba el incremento de los salarios de 2012 al IPC y al petróleo. « El aumento de los salarios pactados no debería exceder el 0,5%, con una cláusula de actualización aplicable al final del ejercicio concretada en el exceso de la tasa de variación anual del IPC general español del mes de diciembre sobre el objetivo de inflación del BCE (2%). Si la tasa de variación anual del IPC general español del mes de diciembre fuera superior a la tasa de variación anual del IPC armonizado de la zona euro en el mismo mes, entonces se tomará esta última para calcular el exceso. Si el precio medio internacional en euros del petróleo Brent en el mes de diciembre es superior en un 10% al precio medio del mes de diciembre anterior, para calcular el exceso citado se tomarán como referencia los indicadores de inflación mencionados excluyendo en ambos los carburantes y combustibles».

Acuerdo para dos o tres años

Los sindicatos no quieren en esta ocasión que se fijen horquillas a los incrementos de salarios para que sean los propios sectores los que negocien las subidas. «En unos se podrán incrementar más y en otros menos», apunta una fuente de CC.OO., organización que «no desea un acuerdo de moderación, sino de mejora salarial». Sin embargo, desde la patronal entienden que si se establecieran unas bandas de incrementos, cada sector adoptaría el que considerase más oportuno.

Otra cuestión que tampoco se ha resuelto es la duración del nuevo acuerdo, que en los últimos acuerdos fue de tres año y en esta ocasión se ha barajado que fuese de dos.